Extraña muerte en el barrio Caobos

Domingo, 17 de Mayo de 2020
La víctima fue hallada colgando de una cadena amarrada a su cuello y a una viga.

Un misterio ronda la muerte del vigilante Mario Alberto Castrillón Martínez, conocida el sábado en el patio interior de una institución educativa de la calle 19 con avenida 1E, del barrio Caobos. Allí, fue hallado colgando de una cadena amarrada a su cuello y a una viga. Aunque en principio se creyó que era un suicidio, las autoridades comprobaron que tenía amarradas las manos a la espalda y en su boca tenía metido un trapo. A la víctima no le quitaron ninguna pertenencia. Mario deja dos hijos, un niño y una niña. La Policía investiga.