Escuchar este artículo

Golpiza, causa de la muerte de Katty Jácome

Miércoles, 3 de Octubre de 2018
Su compañero, Aníbal José Álvarez, fue capturado la tarde del martes y el miércoles aceptó los cargos.

La intuición de las autoridades de que el responsable de la muerte de Katty Mayorly Jácome Hernández era su compañero Aníbal José Álvarez Santana, resultó ser cierta.

Las inconsistencias en la versión que Álvarez entregó a los  miembros de la Brigada Interinstitucional contra Homicidios (Brinho) generaron dudas que de inmediato lo dejaron como principal sospechoso.

Inicialmente Álvarez manifestó que, la noche del pasado lunes, su pareja llegó ebria a la casa y se acostó a dormir. Hacia a las 2:00 de la madrugada del martes -aseguró- se despertó quejándose de un fuerte dolor  en el pecho, por lo que decidió llevarla al hospital Erasmo Meoz. 

Pero, a las 5:00 de la madrugada, la mujer llegó sin vida al centro médico. 

Lea también Compañero, principal sospechoso de muerte de una mujer en Chapinero

Desconcierto

No obstante, los familiares de la víctima afirmaron que la última vez que la vieron con vida fue ese mismo lunes, pero en la madrugada, cuando la dejaron en la casa ubicada en el barrio Chapinero, donde vivía con Álvarez, luego de salir a tomarse unas cervezas desde el domingo en la noche.

“Primero lo dejaron a él en la casa y una hora después llevaron a Katy”, dijeron los parientes.

Asimismo, los dolientes advirtieron que durante todo el día del lunes, Álvarez Santana y su hermana evitaron que una de las hijas de Katty y su mamá la visitaran en la casa, lo cual, generó las primeras sospechas.

Brutal golpiza

Cuando las autoridades conocieron que Jácome Hernández, mamá de tres hijos, murió por causa de los múltiples golpes que recibió en su cuerpo, de inmediato las hipótesis apuntaron con mayor certeza a su pareja.

“Ella tenía todos los dientes y la quijada partida, como si le hubieran pegado con un palo. Además, de golpes en todo el cuerpo. Al llegar al hospital, llevaba 7 horas de muerta”, explicó una fuente judicial.

Esta circunstancia no era ajena para Jácome, pues Álvarez ya la había atacado a golpes en varias oportunidades, como lo denunciaron sus allegados.

“En una oportunidad, ella  quedó con su pierna derecha morada cuando él le lanzó un ladrillo. En otra ocasión, le partió un diente y hace dos meses, la atacó a botellazos en la cabeza”, señaló un allegado.

La inspección

La Brinho adelantó una rigurosa inspección forense en dicha  casa del barrio Chapinero, ubicada en la calle 4 con avenida 7N, a pesar de que el inmueble ya había sido lavado.

Adentro, donde ni siquiera había camas, las autoridades hallaron sangre en un colchón improvisado, una sábana ensangrentada, el brasier de la víctima en el patio (cortado con un cuchillo) y rastros de sangre en las paredes.

“La escena fue alterada, lo que da un indicio de que algo pasó en la habitación”, dijo la fuente.

Asimismo, en la vivienda había un trapero con residuos de agua y sangre, que presuntamente fue utilizado para limpiar el piso.

Los investigadores presumen que el homicida bañó el cadáver de la mujer, para minimizar el impacto al llevarla al hospital Erasmo Meoz.

Cámaras de seguridad

En otra versión que entregaron Álvarez Santana y su hermana, aseguraron que la mujer llegó golpeada y ensangrentada a la casa.

Sin embargo, las autoridades analizaron unos videos de seguridad de algunas cámaras, donde se ve a la mujer ebria, pero sin rastros de golpes ni sangre. Con ello, quedaría desmentida esa afirmación.

Intentan lincharlo

En la tarde del martes, cuando el sospechoso retornó a la vivienda, vecinos y familiares de Katty rodearon la casa e intentaron linchar al presunto responsable, a piedras y golpes.
Uniformados de la Policía Metropolitana de Cúcuta tuvieron que intervenir para evitar que la multitud atacara a Álvarez.

Minutos después de que los policías sacaran del lugar al sospechoso, las autoridades lo capturaron para que responda por el homicidio.

El miércoles en la noche, el detenido aceptó los cargos imputados por la Fiscalía por feminicidio y será un juez de conocimiento el encargado de dictar sentencia en su contra, la cual,  podría estar cerca de los 40 años de prisión.

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda