Escuchar este artículo

Hallan restos humanos en casa del barrio Pizarro

Miércoles, 9 de Diciembre de 2020
Lo encontrado haría parte de una investigación que adelanta la Fiscalía de una víctima en La Gabarra.

La inocencia de un niño de 11 años, que sacó un hueso largo de una bolsa que estaba escondida en el patio de la casa donde vive desde hace menos de dos meses con la abuela y una tía, también menor de edad, no le permitió percatarse de que eso era de un humano.

La abuela se dio cuenta de que debajo de una estructura, en una bolsa que estaba sellada con cinta de la Fiscalía, fueron encontrados los restos óseos, mientras que en otra, de color rojo, había zapatos y prendas de vestir de hombre.

La mujer, llamó de inmediato a la Policía Metropolitana de Cúcuta. Se conoció que las bolsas estaban embaladas y rotuladas con logos de la Fiscalía, como se acostumbra a hacer en los levantamientos de los cadáveres.

Además, tenía marcado el nombre de William Torres, con un número de acta que decía La Gabarra 1 etapa.

Posteriormente, miembros de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) se encargaron de recopilar las evidencias y trasladarlas a Medicina Legal para que se inicien las investigaciones correspondientes para determinar a quién pertenecen los restos y de qué investigación hace parte.

No obstante, las autoridades deberán establecer cómo llegaron estas bolsas de evidencias a esa residencia, pues eso debe estar en custodia de la Fiscalía o Medicina Legal.

Se irán de la casa

La familia que llegó a vivir a esta casa ubicada en la calle 12N con avenida 10, del barrio Pizarro, aseguró que no continuará viviendo en este lugar, por lo que, apenas llegue el propietario la entregará.

“Es la primera vez que me pasa esto. Yo compré unos pollos y los íbamos a poner en ese patio para criarlos, cuando el niño agarró el hueso”, dijo la mujer a La Opinión.

El menor que descubrió los restos recordó que, mientras intentaba limpiar el lugar para adaptarlo para los pollos, halló la bolsa con los huesos y las prendas, por lo que se acercó a donde estaba su abuela.

Sin embargo, cabe resaltar que el patio colinda con otras viviendas que tienen fácil acceso a él, por lo que no se descarta cualquier hipótesis.

Según los habitantes de este sector, recientemente no se escucharon ruidos ni se percataron de movimientos extraños en la parte trasera de la vivienda, por lo que no tenían indicios de que algo estuviera pasando.

Sin embargo, las autoridades iniciarán las pesquisas correspondientes para esclarecer lo que ocurrió en este popular sector de la ciudad.

Image
La opinión
La Opinión