Escuchar este artículo

Joven que apareció muerto en trocha se lo habían llevado dos hombres en Ureña

Jueves, 25 de Junio de 2020
El venezolano estaba radicado en Cúcuta y había ido a visitar a sus hermanas.

Tres hermanas de Rafael Enrique Buelvas García, de 20 años, lloraban desconsoladas este jueves, en las afueras de Medicina Legal. Entre lágrimas aseguraron que se enteraron de la muerte de su hermano tras la publicación de La Opinión sobre el hallazgo de un cadáver en la trocha La Carbonera. 

Buelvas García de nacionalidad venezolana y oriundo del municipio Pedro María Ureña, estaba radicado en la ciudadela La Libertad de Cúcuta con una de sus tres hermanas, quien aseguró que su ser querido trabajaba como ayudante de construcción y también fue empleado de un reconocido restaurante de la ciudad.

La muerte

Según contaron las familiares a La Opinión, su hermano menor pasó una trocha entre Villa del Rosario y San Antonio la mañana del lunes festivo y luego decidió ir a visitarlas en Ureña.

“Él debía presentarse ante un tribunal por un hecho que sucedió hace mucho tiempo, pero no era nada malo, solo que debía cumplir con esa cita. Sin embargo, cuando llegó le indicaron que volviera después de la pandemia y ahí fue cuando decidió ir a vernos y visitar sus sobrinos”, dijo una de las tres hermanas.

Hacia las 4:00 de la tarde del lunes, luego de compartir con la familia en el barrio Cují de Ureña, dos hombres a bordo de una moto llegaron por él.

“Uno de los tipos le dijo que tenía que irse con ellos y se lanzaron a quitarle el celular. La reacción de mi hermano, que estaba en franelilla, de inmediato fue de extrañarse”, contó la familiar.

En la reacción, Buelvas García alcanzó a sacar del bolsillo del pantalón $100.000 que tenía y se los lanzó a una de las hermanas.

“Cuando lo estaban montando en la moto y en medio de ellos, yo solo alcancé a preguntarle a uno de los tipos sobre por qué y para dónde se lo llevaban. Un tipo me respondió que le harían una investigación y que luego lo traerían”, dijo otra hermana.

Desde esa noche y hasta la mañana de este jueves los familiares de Rafael Enrique desconocían sobre su paradero, pero la foto publicada en La Opinión sobre el crimen los alertó sobre la tragedia.

Fue una amiga cercana a las hermanas que se comunicó preguntando por 'Huevo', como le decían de cariño a Buelvas y ahí les comunicó sobre  el hallazgo.

Las hermanas de inmediato lo reconocieron por su vestimenta y también por los tatuajes que tenía en uno de los brazos donde tenía los nombres Magaly e Isaac. 

Más de la víctima

Según las hermanas, su ser querido era un hombre trabajador que sustentaba a sus sobrinos.

“Nosotros solo contábamos con él. Son 10 sobrinos que él alimentaba porque la situación de Venezuela está difícil. Esto es muy duro y sin saber por qué le hicieron eso”, dijo entre lágrimas una hermana. 

Buelvas era soltero y no tenía hijos. 

Su cuerpo fue descubierto a las 8:00 de la mañana del miércoles por el sector La Carbonera, en inmediaciones del barrio Boconó (Villa del Rosario).

Fueron al menos 5 heridas de bala que le propinaron. En la inspección técnica al cadáver, los investigadores encontraron tres evidencias de bala, un proyectil deformado y dos vainillas (calibre 9 milímetros). Además, de  un par de llaves (una pertenecía a unas esposas metálicas).

Image
La opinión
La Opinión