Escuchar este artículo

La muerte de un conductor en un insólito accidente

Viernes, 13 de Julio de 2018
A Javier Contreras Chávez, la buseta de su propiedad le pasó por encima.

Este viernes, temprano, la muerte esperaba a Javier Contreras Chávez en un insólito accidente comenzando su rutina de trabajo.

Contreras era chofer y además propietario de una buseta, afiliada a Cootransfronorte, que manejaba su empleado Michael Yesid Orjuela Rodríguez.

Hacia las 7:45 de la mañana se encontraron en el paradero de busetas, ubicado en el barrio Paz y Progreso, donde  Michael Yesid le informó a su patrón que tenía un problema con el sistema de los frenos.

Lea además Una volqueta le pasó por encima a un motorizado

Algunos compañeros de trabajo aseguraron que Contreras “se metió por debajo a mirar el daño que tenía la buseta. Luego, salió y le dijo al chofer que se fuera al taller para que le arreglaran eso”.

En ese momento el conductor se subió a la buseta, de placa TPP570, y se dispuso a arrancar. Pero, en una inesperada acción, Contreras se volvió a meter debajo del automotor y en cuestión de segundos el chofer arrancó, sin percatarse que su patrón estaba debajo y le pasó por encima.

“Entre varios compañeros lo auxiliaron y el señor tenía aún signos vitales. Entonces, no esperaron a la ambulancia sino que lo  llevaron en un taxi  para poderlo salvar”, señaló un testigo. 

En grave estado de salud, sangrando por la nariz y la boca, Contreras, de 50 años, fue  llevado a la Clínica Medical Duarte. No obstante, minutos después de ser ingresado se conoció sobre su fallecimiento.

Levantamiento 

Tras ser alertadas las autoridades, la unidad de criminalística de la Policía de Tránsito se trasladó hasta el lugar de los hechos, donde entrevistó a Orjuela Rodríguez, de 28 años, quien posteriormente debió presentarse ante el Instituto de Medicina Legal, para practicarle la prueba de alcoholemia. La buseta fue inmovilizada.

Le puede interesar Anciana hallada muerta y con un tobillo fracturado en Los Patios

La escena de los hechos fue acordonada, mientras los policías adelantaban la inspección en la calle donde ocurrió el accidente, ante la mirada de compañeros y vecinos del paradero. 

La unidad de criminalística se dirigió al centro asistencial donde levantó el cadáver y adelantó las diligencias de rigor, mientras poco a poco fueron llegando angustiados los familiares  del occiso para enterarse de lo ocurrido.

Una familiar, quien estuvo al frente de las diligencias, evitó entregar declaraciones a la prensa. 

El cadáver fue llevado a la morgue y hoy se espera que sea entregado a los deudos para darle sepultura.

Image
La opinión
La Opinión