Escuchar este artículo

La pasión del fútbol volvió a enlutar a una familia cucuteña

Jueves, 3 de Mayo de 2018
Yordin Carvajalino murió en un accidente de tránsito junto a Stiven Méndez y Gerson Gutiérrez.

En los ojos de Jael Pérez son evidentes los gestos de tristeza y resignación. 

La razón: en los últimos 34 días perdió a dos de sus once hijos, hinchas acérrimos del Cúcuta Deportivo, que murieron por fatal casualidad del destino en accidentes de tránsito, cuando viajaban a ver jugar al doblemente glorioso fuera de la capital del departamento.

El acompañar hasta la muerte al equipo es la consigna de los hinchas, que partido tras partido alientan con sus cantos a los jugadores del onceno rojinegro, que hasta hoy lideran la tabla de clasificaciones con 30 puntos, en la Liga Águila.

Precisamente, la mamá de Yordin Carvajalino Pérez, de 16 años, tuvo el presagio de que algo malo le podría ocurrir, así como le pasó a su otro hijo Mauricio, el pasado 28 de marzo, cuando viajaba a ver jugar al Cúcuta en Cali.

Gerson Enrique Gutiérrez y Renser Stiven Méndez Basto.

“Yo lo vi alistando ropa y le pedí que no se fuera, que pensara lo que le había pasado a su hermano. Pero, lo único que me contestó es que algún día tenía que irse de la casa”, dijo la mamá de Carvajalino.

Esa tarde del lunes, la mujer se negó a darle $2.000 a Yordin, minutos previos al partido entre el Cúcuta Deportivo contra el Orsomarso de Palmira (Valle), que jugaron por el mismo torneo.

Sin embargo, el joven hincha esperó a que su mamá se fuera para misa y aprovechó para salir a las 5:00 de la tarde de su casa, ubicada en el barrio La Esperanza de Villa del Rosario, rumbo al estadio General Santander, donde presenció el encuentro. Luego, partió, junto a otros cinco hinchas, hacia Tunja (Boyacá), donde ayer el Cúcuta disputó el partido contra el Boyacá Chicó.

“Ellos siempre van ‘guerriados’ (pidiendo cola y caminando) dijo un integrante de La Barra del Indio. Yo a veces les compro hasta $50.000 en pan, porque no puedo ir y ellos se van contentos”, dijo el barrista.

El accidente

Carvajalino, Renser Stiven Méndez Basto, Tatú, de 19 años, y Gerson Enrique Gutiérrez, El Burro, de 28, reconocidos hinchas del Cúcuta Deportivo, murieron en el accidente de tránsito que se registró en la tarde del miércoles, en la vía que de Soatá conduce a Susacón, en Boyacá.

El capitán Fabián Álvarez, comandante de Tránsito y Transporte de ese departamento, indicó en una emisora radial que “tuvimos el fallecimiento de tres personas a causa de un volcamiento de una volqueta, que perdió el control. Los tres fallecidos se le atravesaron al vehículo generando la situación”.

Sin embargo, otra versión indica que los hinchas del equipo motilón iban colgados de la volqueta cuando ocurrió el accidente.

La compañera sentimental de Gutiérrez, quien también viajaba con las víctimas resultó ilesa. El Burro, que se dedicaba a la construcción, dejó dos hijas. Entre tanto, Méndez Basto, actualmente estaba desempleado y vivía con su abuela.

Image
La opinión
La Opinión