Escuchar este artículo

Padre de María Claudia Castaño aplaudió decisión del juez

Viernes, 21 de Abril de 2017
Después de emitirse el sentido de fallo contra Julio Vélez, Castaño habló con La Opinión.

Héctor Castaño, padre de María Claudia, dijo que a pesar de que el fallo fue condenatorio, su hija ya no estará con él y eso lo entristece.

Castaño siempre insistió en la preocupación que le generaba la unión marital de su hija con Vélez. Ante la Fiscalía declaró, durante el proceso, que él maltrataba a María Claudia.

Por eso, de sus versiones siempre se destacaron tres hechos:

El primero, que el 24 de diciembre de 2009, invitaron a su hija y yerno, recién llegados de su luna de miel, a pasar la Navidad en familia, pero ella lo excusó porque estaba de mal genio puesto que le habían arreglado mal unos pantalones. Antes de que fueran las 12:00 de la noche- dijo- tuvo que llevarla a la casa de Vélez.

El segundo episodio tiene que ver con un viaje que la pareja realizó a isla Margarita en Venezuela, donde a su regreso el padre se enteró de que María Claudia casi se ahoga, siendo un surfista quien finalmente la sacó del mar, mientras que Julio Vélez se mantuvo en tierra firme. Ello, generó el reclamo de Héctor hacia Vélez.

Un tercer hecho corresponde a una llamada que María Claudia le hizo a sus padres pidiéndoles que la dejaran regresar con ellos y que la recogieran de inmediato en la casa de Vélez.

“Al llegar esperamos por largo tiempo en la entrada de la casa. Luego, ella  salió y se sentó a llorar en el asiento trasero del carro y nos contó que a Julio le gustaba salir con sus amigos y llegar tarde a la casa y que por este reclamo la agredió verbalmente y fue cuando botó las argollas al baño. Sin embargo, nos manifestó que habían hablado y que él le prometió que iba a cambiar y regresó con él”, añadió.

Héctor Castaño aseguró ante un juez que  le preocupaban los morados que María Claudia tenía en sus piernas, pero que ella siempre justificó como ‘simples caídas’.

“Después de casada mi hija andaba con vestidos sueltos y ella me comentó que a Julio no le gustaba que usara ropa apretada”, dijo el padre en las declaraciones del proceso judicial.

Ahora, seis años después del asesinato de su hija, "por fin se hizo justicia", enfatizó Castaño.

Image
La opinión
La Opinión