Escuchar este artículo

Se resbaló y cayó desde el piso 7

Sábado, 12 de Mayo de 2018
Diego Fernando Aguirre Narváez se mantiene entre la vida y la muerte en el hospital Erasmo Meoz.

Diego Fernando Aguirre Narváez respiraba, ayer, entubado en una cama del hospital Erasmo Meoz, donde seguía luchando por su vida, luego de caer desde el séptimo piso de un edificio ubicado en el conjunto Torres del Centenario, en el barrio Guaimaral.

El caleño, de 35 años, llegó ebrio después de las 2:00 de la madrugada y cuando intentó ingresar al apartamento de la torre Bolívar, propiedad de un amigo, ocurrió el accidente que hoy lo tiene entre la vida y la muerte.

Según se conoció, Aguirre trató de abrir la puerta, pero la llave se partió dentro de la cerradura, por lo que, al parecer, decidió ingresar al apartamento por una pequeña ventana que está a un costado de la estructura.

En medio del esfuerzo que hacía por entrar, Diego Fernando se resbaló y cayó al vacío, causándose graves lesiones en el cráneo y múltiples fracturas en el cuerpo.

Las autoridades, sin embargo, adelantan las investigaciones correspondientes y no descartan otra hipótesis del hecho.

El hombre fue trasladado en una ambulancia al hospital, donde hasta el cierre de esta edición  seguía en grave estado de salud, con un pronóstico reservado por parte del equipo médico.

Al parecer, Diego llevaba poco tiempo viviendo en el conjunto residencial ubicado en la calle 11AN con avenida 11, de Guaimaral.

Los vecinos del sector permanecían ayer impresionados por el accidente.

Un caso similar en 2017

En febrero de 2017, Pedro Javier Carvajal Hernández, de 17 años, murió luego de que intentara ingresar por el balcón al apartamento en el que vivía junto a su familia, en el sector de La Floresta, Los Patios.

Al parecer, Carvajal había salido la noche anterior y al llegar al edificio Infiniti, ubicado en la calle 5A, a  las 4:45 de la madrugada,  intentó ingresar por una ventana del pasillo, porque no tenía las llaves de la puerta. Como la ventana estaba asegurada optó por meterse por el balcón.

Minutos después de que el estudiante de once grado entrara al edificio, el vigilante de turno escuchó un estruendo. Desde uno de los pisos más altos logró observar una mancha blanca en la terraza del parqueadero del segundo nivel. Al bajar a corroborar de qué se trataba encontró  muerto a Pedro Javier.

Carvajal habría perdido el equilibrio al intentar ingresar por el balcón y cayó del décimo piso, a 25,9 metros de altura, presentando múltiples traumas en su cuerpo. El vigilante alertó a los familiares del menor, quienes lo trasladaron de inmediato a la Clínica Norte a donde llegó sin signos vitales.

Carvajal tuvo un paro cardiorrespiratorio y trauma en el pecho, cadera y pelvis, y múltiples laceraciones en el cuerpo.

Image
La opinión
La Opinión