Escuchar este artículo

Transformaba la motocicleta en la que terminó matándose

Domingo, 6 de Enero de 2019
La noche del sábado chocó de frente contra una buseta de transporte público.

El papá de Julio Eduardo Aristizabal recordó que la pasión de su hijo, de 17 años, era desarmar y volver a armar y transformar la motocicleta marca Yamaha AX 100, en la que en la noche del sábado sufrió un accidente de tránsito que le costó la vida.

La alegría y la espontaneidad de Aristizabal se apagaron minutos después de que chocara de frente contra una buseta de transporte público, en la calle 7A con avenida 19 del barrio Siglo XXI, a las 10:00 de la noche.

“El golpe fue durísimo. Yo estaba distraído y de repente oí ese estruendo, pero cuando me asomé ya vi al muchacho tirado en el piso herido”, aseguró un habitante del sector donde ocurrió el mortal choque.

Tras el impacto, Aristizabal salió expulsado de la motocicleta y cayó frente al andén de una panadería que está ubicada en la esquina, con graves heridas en la cabeza y con sus piernas fracturadas.

Imprudencia

Para los testigos del hecho, el presunto exceso de velocidad del motorizado y la ausencia del casco de protección, desencadenaron en la muerte del menor de 17 años, que validaba su bachillerato.

“El muchacho venía desde el barrio Torcoroma III con dirección a Siglo XXI cuando de repente salió la buseta por la calle 7 y aunque intentó esquivarla, no pudo y chocó de frente”, comentó un testigo.

Sin embargo, los familiares aseguraron que Aristizabal venía en compañía de unos amigos que se movilizaban en seis motocicletas y que su ser querido no pudo esquivar el choque, porque el conductor de la buseta afiliada a la empresa Petrólea invadió el carril al cruzar la calle.

“El conductor de la buseta se dio a la fuga luego de discutir con el grupo de motorizados. Él abandonó la buseta y se fue de los hechos al instante, al parecer en estado de embriaguez”, le aseguró a los familiares de la víctima uno de los amigos de su pariente.

Aunque algunos vecinos del lugar intentaron auxiliar a la víctima, de inmediato llamaron una ambulancia que arribó al lugar del accidente minutos después y a pesar de trasladarla a un centro médico, finalmente murió.

Julio Aristizabal, papá del menor de edad, aseguró que su hijo siempre le ayudaba a trabajar en la tienda, con la que consiguen su sustento diario.

“Él estuvo todo el día ayudándome en la tienda y ya en la noche se fue en la moto y yo no me di cuenta. De repente, llegaron a darme la noticia de que mi hijo se había accidentado”, explicó.

Aristizabal era el segundo de cuatro hermanos. Siempre se caracterizó por su amabilidad y su facilidad para entablar una conversación.

Su hobby era salir a andar en la motocicleta, por lo que la cuidaba con mucho aprecio. Sin embargo, en ese mismo vehículo terminó perdiendo la vida.

Las autoridades de tránsito y transporte practicaron la inspección en el lugar del accidente y adelantarán las investigaciones para esclarecer los hechos.

Image
La opinión
La Opinión