Escuchar este artículo

Tres mineros murieron en el último día de trabajo

Viernes, 15 de Diciembre de 2017
Una explosión de gas en la mina de carbón La Dinastía Uno, en El Pórtico, generó la tragedia.

Las miradas y los murmullos no cesaron entre los más de cien mineros de la mina de carbón La Dinastía Uno, quienes se aglomeraron este viernes desde muy temprano alrededor de uno de los socavones.

La razón: tres de sus compañeros ingresaron a trabajar como de costumbre, pero en medio de una explosión de gas perdieron la vida.

Se trata de Luis Guillermo Castrillón Londoño, Manuel Domingo Acevedo y Jairo Alonso Lizcano Albarracín, quienes minutos después de ingresar por el socavón principal, una fuerte explosión los sacudió y alteró el trascurrir en la mina. Enseguida, todo se convirtió en gritos, zozobra y desesperación.

Lea además Explosión en mina de El Pórtico deja varios heridos

De acuerdo al reporte de las autoridades, una acumulación de gas metano provocó el accidente a las 5:00 de la madrugada, en el que murieron los experimentados mineros, quienes desde hacía cuatro años trabajaban en la mina ubicada en el corregimiento San Pedro de la vereda El Pórtico, Cúcuta.

Era el último día de trabajo y retornaban el 10 de enero del próximo año.

“Nosotros siempre mantenemos controles de gas pero es una situación complicada la que generó el hecho”, dijo un representante de la mina.

Juan Galvis Peña, José Rafael Fuentes, Wilmer Torres Angarita y Orlando Rodríguez García, quienes acudieron de inmediato para ayudar a sus compañeros, resultaron lesionados por la inhalación de gases. Rodríguez sufrió múltiples golpes y al cierre de esta edición seguía bajo pronóstico reservado de salud, en la unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Norte.

Gestión de rescate

Ambulancias, miembros de la Cruz Roja, de la Agencia Nacional Minera (ANM), personal de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres y uniformados de la Policía Metropolitana de Cúcuta arribaron al lugar para rescatar los cuerpos de los mineros, que quedaron entre los derrumbes de tierra tras la explosión.

La tarea no fue fácil. Se instaló un Puesto de Mando Unificado liderado por la ANM y la Cruz Roja, custodiado por la Policía, para ingresar a la mina y rescatar los cadáveres.

A las 4:00 de la tarde, el equipo de rescate sacó los cuerpos que fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal por la Policía.

Image
La opinión
La Opinión