Escuchar este artículo

Un informante delató la ubicación de Pácora

Viernes, 27 de Septiembre de 2019
Un francotirador le disparó al líder de Los Pelusos, en el desarrollo de una operación en Las Mercedes.

Un extenso prontuario delictivo resaltaron las autoridades sobre Luis Antonio Quiceno Sanjuán, Pácora, cabecilla principal de la disidencia del Epl, conocida como Los Pelusos, tras su muerte producto del presunto disparo de un francotirador en desarrollo de la Operación Selah, adelantada en la vereda San Benito del corregimiento de Las Mercedes (Sardinata).

En su contra existían órdenes de captura por concierto para delinquir, homicidio agravado, fabricación, tráfico y porte de armas de fuego, terrorismo, utilización ilegal de uniformes e insignia y por quien el Gobierno ofrecía hasta dos mil millones de pesos de recompensa por su captura. 

Este hombre también sería responsable de varios desplazamientos masivos en Hacarí, San Calixto, La Playa, El Carmen, Teorama, El Tarra, Convención y Tibú.

Según las autoridades, Pácora, de 49 años, llevaba 32 de ellos en dicha organización al asumir el mando tras la muerte Víctor Ramón Navarro, Megateo, quien igualmente fue blanco de un  francotirador, pero murió posteriormente en octubre de 2015 mientras manipulaba un artefacto explosivo.

“Era el encargado de controlar las acciones en la zona del Catatumbo, con influencia en el Cesar, como prolongación de la Serranía del Perijá, con una renta mensual de $3.500 millones. Bajo su mando estaban 440 delincuentes”, señala el informe del Ministerio de Defensa.

Era además -añade- autor intelectual de asesinatos selectivos en contra de líderes sociales del Catatumbo y de atentados terroristas en contra de la población civil y la Fuerza Pública, contra quienes dirigió emboscadas y acciones sicariales.

“Fue también el responsable del atentado contra la caravana del gobernador de Norte de Santander en 2017, responsable del paro armado en el Catatumbo y de los ataques a dos helicópteros que transportaban dinero, uno en Teorama en 2014 y otro en El Tarra, este año”, agrega.

Le puede interesar Duque destaca muerte de Pácora por la seguridad del Catatumbo

Un informante

El general Óscar Atehortúa, director general de la Policía, detalló que Pácora no estaba más de 10 días en un solo lugar y se movía en tres veredas, la última donde fue ubicado. El alto oficial indicó que un  informante (al parecer, cercano a este hombre)  los llevó a seguirle el rastro, pero no mencionó si habrá recompensa.

“La misma fuente que nos precisó el lugar (donde ubicaron a Pácora) nos informó que en oportunidades este hombre ocupaba residencias donde habían mujeres y menores de edad. También, que era el encargado de ubicar lugares para el entrenamiento de sus hombres en Venezuela y era el contacto de los carteles de drogas mexicanos”, dijo el general Atehortúa.

 Pácora no estaba más de 10 días en un solo lugar y se movía por tres veredas. Por ahora, se desconoce si pagarán la millonaria recompensa.

Estuvo herido

En agosto, las autoridades conocieron que Pácora estaría herido. Según una fuente judicial, un francotirador lo impactó en dos oportunidades dejándolo agonizante. Sin embargo, quienes acompañaban al cabecilla se lo llevaron rápidamente, evitando que lo capturaran.

“Luego de los disparos del francotirador, se desencadenó un enfrentamiento, donde habrían muerto otros tres integrantes de Los Pelusos”, señaló otra fuente que pidió no ser identificada.

Aunque el sector que está cerca al corregimiento Las Mercedes fue rodeado por personal y aeronaves del Ejército y la Fuerza Aérea Colombiana, no hallaron ningún rastro de Quiceno Sanjuán.

“Se conoció que Pácora estaba muriendo, por la interceptación de unas comunicaciones. Esos delincuentes comenzaron a pedir ayuda para atender al cabecilla, pero aunque se buscó por toda la zona, no se encontró nada”, agregó.

Los militares lograron establecer que Pácora salió de su escondite, ubicado por San Pablo (Teorama), porque se enteró de que en Las Mercedes (Sardinata) se estaba moviendo un grupo de hombres sin sus órdenes y que estaría encabezado por el Grillo.

“Pácora iba en busca de esos hombres que ya no quieren estar bajo su mando, para enfrentarlos y matarlos a todos. La información la conoció inteligencia militar, pero la manejaron por Bogotá, por miedo a que se filtrara”, contó otra fuente extraoficial.

Tras este hecho, Pácora se habría mantenido escondido y custodiado por sus hombres más cercanos, protegiéndose además de la guerra a muerte que sostenía con el Eln y disidencias de las Farc por el dominio del Catatumbo.

Lea además El fin de Pácora, heredero de Megateo en Los Pelusos

Una captura

En la Operación Selah, adelantada por la Fuerzas Militares, la Policía de Norte de Santander y la Fiscalía, fue capturado Raúl Camacho Posada, alias Hugo señalado como el  tercero al mando de Los Pelusos.

“Fue entregado a las autoridades correspondientes y se solicitará detención intramural, dada su peligrosidad. Con este resultado operacional, se afecta el mando y control de este grupo terrorista, así como los planes de expansión hacia Cesar y Cauca, departamentos a donde envió 50 delincuentes”, agrega el comunicado.

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas