Formulario de búsqueda

-
Sábado, 9 Marzo 2019 - 1:00am

Un cónsul sui géneris

Para nuestra crónica de hoy, el contexto se ubica en el segundo semestre de 1945.

En 1945 se produjo uno de los tantos golpes de estado que sacudieron al pueblo de Venezuela a mediados del siglo pasado. Era presidente por esas calendas, el general Isaías Medina Angarita, quien había sido elegido de manera indirecta por el Congreso venezolano, luego de la entrega voluntaria que hiciera el presidente Eleazar López Contreras. Es importante anotar que el régimen democrático venezolano había sido ajustado a las condiciones particulares de los mandatarios desde la presidencia del general Juan Vicente Gómez. Era el clásico sistema electoral indirecto, según el cual el pueblo elegía a los concejales, esos sí de manera directa, pero ellos se encargaban de elegir a los Diputados al Congreso (Cámara baja), los cuales a su vez, designaban los Senadores (Cámara alta) y entre las dos elegían al Presidente. Además, sólo podían votar los mayores de 21 años que supieran leer y escribir, es decir, alrededor de un 10% de la población. Parte de esas limitaciones, más otras restricciones a los derechos civiles
, llevaron a los continuos “golpes de estado”, liderados en su totalidad por los militares con el acompañamiento del naciente partido Acción Democrática. Para nuestra crónica de hoy, el contexto se ubica en el segundo semestre de 1945, cuando se constituyó como cuerpo ejecutivo, la Junta Revolucionaria de Gobierno, sucesora del derrocado presidente Medina Angarita. Era  presidente de esa Junta, Rómulo Betancourt, acompañado de cuatro civiles y dos militares, todos jóvenes políticos menores de 45 años. Desde entonces comenzó el “remezón”, con el nombramiento de todos los dignatarios, que a partir de su posesión comenzaron a despachar en sus respectivos cargos y entre ellos, los del servicio diplomático exterior que para el caso del cargo de mayor jerarquía en el Consulado General de Venezuela en la ciudad de Cúcuta, le correspondió ciudadano Estrada Vargas.

El nuevo cónsul reemplazó a sus antecesores, los doctores Armando González Puccini y Alberto Bustamante, quienes dejaron muy en alto la imagen de su país y las suyas propias en razón de las contribuciones y aportes que entregaron a ciudadanos e instituciones que las requirieron. Y aunque no todos los medios recibieron al recientemente nombrado funcionario con las expectativas positivas, bien fuera porque simpatizaran o no con la nueva situación política del país vecino, todos presentaron respetuosamente sus saludos y bienvenida.

No pasó mucho tiempo para las relaciones entre el funcionario acreditado por el gobierno de la Junta Revolucionaria y los representantes y autoridades de la ciudad se tensaran. Desde que se iniciaron las relaciones binacionales, el comportamiento de los representantes había sido intachable, de verdaderos hermanos como se esperaba, además, porque el desempeño de la representación siempre había estado en manos de personas oriundas del estado limítrofe, muchas de ellas con nexos y lazos de parentesco con familias asentadas en la región. 

El primer grito de alarma lo dieron sus mismos paisanos cuando reclamaban que les cobraba “derechos exagerados y fuera del reglamento que sobre la materia existía en su país”, como también se quejaban del proceder “nada cortés ni cordial en la expedición de pasaportes y licencias”. El hecho es que la información se filtró a los medios que la divulgaron, irritando de tal forma al cónsul, que no contento con asumir una actitud poco digna de un representante diplomático, por la respuesta poco educada, no dudó en presentar una queja formal ante la Junta Revolucionaria de Gobierno, informando de los hechos y que, por fortuna, no le dieron la importancia que aspiraba se le diera y le permitiera realizar actos revanchistas.

Claro que este proceder no hizo más que “alborotar el avispero” y a partir de ese momento, todos los medios enfilaron baterías contra el desacreditado representante venezolano. Se leía en uno de los diarios locales que “al señor cónsul se le ha metido en el magín la idea muy propia de su caletre, que la Junta Revolucionaria lo ha enviado a Cúcuta al desempeño de funciones reñidas con las que corresponde llevar a cabo a un agente extranjero acreditado ante nuestro gobierno. Así se explica que hubiese pretendido conseguir que nuestra policía se dedicara a perseguir armas en los domicilios de Cúcuta, seguida por las atrabiliarias indicaciones que le dictara su condición de adicto a la causa del doctor Betancourt (Rómulo)”. Continua diciendo el periódico en uno de sus editoriales “…flaco servicio le hace el doctor Estrada Vargas a su gobierno con estas actitudes contrarias a la cordialidad que se ha mantenido por las autoridades fronterizas de ambos gobiernos. Estamos seguros que los primeros en censurarlo son su
s propios copartidarios de la Junta Revolucionaria, porque el nuevo gobierno de Venezuela no ha venido a perseguir sino a implantar nuevos sistemas de renovación administrativa en contra de los regímenes despóticos y tiránicos como los que cayeron al paso triunfal de los nuevos gobernantes venezolanos”.

A pesar de la calma que reinó durante unos días, nuestro cónsul de marras no se aguantó las ganas de intervenir en la política local, que por esos días caldeaba el ambiente por las campañas electorales a la presidencia de la república que se realizarían el 5 de mayo siguiente. Finalizando el mes de enero, el candidato liberal Gabriel Turbay programó su visita a la ciudad. Recordemos que en esas elecciones se presentaron tres candidatos “fuertes”. El partido liberal, dividido entre Jorge Eliécer Gaitán y Gabriel Turbay, era de las simpatías de la Junta Revolucionaria del vecino país, y Mariano Ospina por el partido de oposición de entonces. 

Mencionan las crónicas que fue ostensible su intromisión en las luchas políticas partidistas colombianas, por la conducta observada durante la visita del candidato Turbay. Todo el público vio, dicen las noticias, que el cónsul ocupó un puesto  en el auto que conducía al candidato hacia el parque Santander y allí, en la glorieta “en medio de los cabecillas liberales, como si se tratase de un agasajo social, con el ingrediente adicional que intervenía con el mismo fervor público que el liberalismo de Cúcuta le tributaba a su candidato”. Después de estos sucesos y con el cambio de gobierno nacional, el cónsul fue removido, trasladado o nombrado, no sabemos dónde.

Carta De Un Lector

Sr.  Gerardo Raymaud  D.

Cúcuta- COLOMBIA

Muy apreciado Sr. Raymaud

Antes de hacerlo del conocimiento de esta comunicación, quiero hacerle llegar mis más sinceras felicitaciones por  su artículo titulado En la Cúcuta de 1942 publicado en el diario  La Opinión de esta misma fecha.

Soy venezolano, natural de Maracaibo (Edo. Zulia) con una edad bastante avanzada, (92 años) pero con muy buenas facultades mentales y  una memoria clara que con su artículo han hecho revivir en mi mente los permanentes recuerdos de los años que viví en Cúcuta desde 1635 hasta 1944.

Cursé los dos últimos años de primaria en una escuela que estaba situada frente al parque Mercedes Abrego y  la secundaria entre el Colegio de los Hermanos Cristianos y  Gremios Unidos, instituto en el cual recibí mi título de bachiller; por cierto, en Gremios Unidos también recibió su diploma de bachiller un joven de nombre Marcos Pérez Jiménez quien con el correr de los años llegó a General y fue Presidente de Venezuela. En la edición del día 1 de Marzo de La Opinión, apareció una fotografía y una pequeña reseña de la Loma de Bolívar que está ubicada muy cerca de donde yo residía y eso me produjo una gran emoción ya que hizo renovar en mi mente los recuerdos de los años que pasé en la querida Cúcuta. En 1967 viajé a Bogotá en compañía de mi esposa y dos hijas y tenía el propósito de parar en Cúcuta para  que conocieran la ciudad y los sitios donde pasé los años más felices de vida; desafortunadamente, el terremoto de ese año me obligó a regresar de inmediato debido a las noticias alarmantes que se difundían, lo cual frustró ese deseo.

Estoy haciendo planes para en uno o dos años (si Dios me lo permite) viajar de nuevo y espero que para ese entonces no existan los problemas que hoy día enturbian las relaciones de hermandad y solidaridad que nunca han debido ser causa de discordia entre venezolanos y colombianos; somos de una misma raza, de una misma estirpe  e hijos de los mismos libertadores. Con mis más expresivas manifestaciones de consideración  y haciendo votos poique no se continúen empañando las relaciones entre los hijos de Bolívar y Santander y  felicitándolo por su excelente artículo, quedo de Ud.

Muy atentamente, compatriota venezolano, Aquiles Inciarte P.

P.S Olvidé  mencionarle que también he leído su artículo sobre el parque que honra la memoria de la heroína Mercedes Abrego donde pasé horas gratas en compañía de amigos con los cuales hacía intercambio de ideas y de barajitas; en mi próximo viaje trataré de localizar (y espero sea posible) a algunos de esos compañeros que hoy  serán viejos abuelos como yo.

Gerardo Raynaud D.
gerard.raynaud@gmail.com

Suscríbete y recibe las últimas noticias de La Opinión
Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad

Publicidad
Colombia
Artículo

Mindefensa pide a Fiscalía investigar lo denunciado por el New York Times

Botero también dijo que brindarán seguridad al periodista que escribió el informe.

Colprensa
Zona verde
Artículo

En el Día Mundial de la Abeja, instan a defender a "aliadas" en lucha contra el hambre

La ausencia de abejas y otros polinizadores eliminaría el café, las manzanas, los tomates y el cacao, entre otros.

Colprensa
Publicidad
Mundo
Artículo

Interrumpen cuidados a francés en estado vegetativo tras larga batalla legal

Este caso ha dividido a su propia familia y generado un férreo debate sobre la eutanasia y la muerte digna.

AFP
Judicial
Video

Así ocupó la Policía la ‘olla’ que operaba debajo del puente Gaitán Durán

El lugar fue intervenido, tras denuncia periodística.

Publicidad
Cultura
Artículo

Academia de Historia de Ocaña cumplió 84 años de creación

Resaltan sus valiosos aportes a la cultura de la Provincia.

Archivo
Mundo
Artículo

Nuevo presidente Ucrania anuncia disolución del Parlamento

El actor cómico Volodimir Zelenski es el mandatario postsoviético más joven del país.

AFP
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Política
Artículo

Santrich ha dicho que no se dejará extraditar vivo: Timochenko

“Hasta que no se demuestre lo contrario, tenemos la obligación de creer en el camarada”, expresó el exjefe máximo de las Farc.

Colprensa
Mundo
Artículo

Fiscalía sueca pide detener a Assange como sospechoso de violación

El fundador de Wikileaks, encarcelado en Reino Unido, paga una condena por violar las condiciones de su libertad condicional.

AFP
Publicidad
Cultura
Artículo

Coloridos paisajes en la Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero

Una exposición del artista Gerson Augusto Corzo Cárdenas, que puede ser apreciada hasta el 31 de mayo.

Eduardo Rozo Jaimes / La Opinión
Política
Artículo

Proponen dejar de usar asbesto en Colombia, a partir de 2021

El congresista Jairo Cristo dijo que la iniciativa contrasta con otra que plantea “la prohibición dentro de cinco años".

La Opinión
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.