Escuchar este artículo

76.000 personas afectadas por el letal huracán Dorian

Miércoles, 4 de Septiembre de 2019
Miles de viviendas sin techo, inundaciones, autos volcados, comercios y vías destruidas.

Los esfuerzos para rescatar sobrevivientes de Dorian se redoblaron este miércoles en las Bahamas, con apoyo de Estados Unidos y Reino Unido, en medio de la gran devastación que causó el huracán en este archipiélago del Océano Atlántico. 

Los bahameños utilizaban jet skis y botes para retirar a las personas atrapadas en sus casas inundadas y destrozadas por las intensas lluvias y vientos de uno de los ciclones más potentes de los que se tiene registro. La Guardia Costera estadounidense y la Marina Real británica se sumaron a los equipos de rescate con helicópteros, conduciendo evacuaciones médicas y evaluaciones aéreas para ayudar a coordinar los esfuerzos de alivio, así como vuelos de reconocimiento para evaluar los daños.

La Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC) dijo estar preparando “un gran esfuerzo de emergencia” para aliviar la situación de unas 76.000 personas afectadas por el ciclón en Gran Bahama y en las islas Ábaco.

Hasta el momento se ha informado de siete fallecidos, pero las autoridades bahameñas dijeron esperar un aumento de esa cifra.

El primer ministro Hubert Minnis calificó la situación como “una de las mayores crisis en la historia de nuestro país”. Imágenes aéreas muestran daños catastróficos, con centenares de viviendas sin techo, autos volcados, enormes inundaciones y escombros por todos lados.

En el aeropuerto de Nassau, abrumado por el ruido de las hélices de los helicópteros de rescate, las ambulancias aguardaban la llegada de heridos para trasladarlos a los hospitales, mientras la gente se aglomera para obtener noticias de familiares y amigos.

Entre la multitud, hay tres muchachas, estudiantes en Nassau, cuyas familias viven en Ábaco.

“Todo lo que tenemos -que teníamos- está en esa isla”, dijo Meghan Bootle, de 21 años. “No nos quedó nada.”

Su hermana Raevyn, de 18, indicó que muchos residentes heridos estaban esperando salir de Ábaco. “Esperamos que el gobierno habilite el aterrizaje de aviones, que envíe barcos y ayude a la gente a salir de la isla”.

Martysta Turnquest, 25 años, y prima de las hermanas Bootle, señaló que provienen de una parte de Ábaco de la que no se han tenido noticias desde el domingo, cuando Dorian tocó tierra en la isla como huracán categoría 5, con vientos de poco menos de 300 km/h.

Image
AFP
AFP