Escuchar este artículo

Abrazos y lágrimas con la apertura de la "burbuja" para viajar entre Australia y Nueva Zelanda

Lunes, 19 de Abril de 2021
Las familias se reúnen cuando los viajeros llegan en el primer vuelo desde Sydney.

 

Familias y amigos se reencontraron con abrazos y lágrimas este lunes tras los primeros vuelos de la "burbuja" que permite viajar sin restricciones entre Australia y Nueva Zelanda, luego de casi 400 días de cierre de fronteras por la pandemia de coronavirus.

Las frases "WELCOME WHANAU" (Bienvenida la familia, en maorí), estaban escritos en letras gigantes en un talud de una pista del aeropuerto en Wellington, la capital neozelandesa.

"Es un gran día para las familias y sus amigos", declaró la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, que se congratuló por la política eficaz contra el coronavirus, en los dos países.

El acuerdo permite que los pasajeros puedan volar entre Australia y Nueva Zelanda sin necesidad de efectuar una cuarentena obligatoria al llegar a su destino.

Para Lorraine Wratt, una neozelandesa bloqueada por la pandemia cuando estaba con su familia en Australia, es "fantástico" poder viajar de nuevo.

Lea también: EE. UU. y China se dicen listos para "cooperar", antes de cumbre de cambio climático

"Estamos felices de volver a casa, pero vamos a echar mucho de menos a nuestra familia (en Australia)", aseguró.

"Llegamos a Australia para pasar Navidad con nuestros hijos... Habíamos previsto regresar en febrero, pero fue una pesadilla".

Antes de la pandemia, los australianos representaban el 40% de los turistas extranjeros que visitaban Nueva Zelanda, unos 1,5 millones de llegadas en 2019.

A su vez, cientos de miles de neozelandeses expatriados viven en Australia y, antes del coronavirus, muchos tomaban un vuelo regularmente para regresar al archipiélago. El trayecto dura tres horas.

"Ascensor emocional" 

"Es como un solo gran país, por ello es muy bueno abrir las fronteras. Ayudará a todas las familias", dijo a la AFP Mehat El Masri que esperaba para reencontrarse luego de 16 meses con su hijo Shady, que vive en Sídney.

La burbuja, a cuya puesta en práctica se llegó tras meses de negociaciones entres estos vecino que han logrado controlar mayormente la pandemia de covid-19, fue saludado como un importante hito para restablecer a una industria aeronáutica mundial muy afectada por el coronavirus.

El director general de la compañía aérea Air New Zeland, Greg Foran, calificó el día de "histórico" para las personas que trabajan en el sector turístico fuertemente golpeado.

Le puede interesar: Expresidente peruano Vizcarra inhabilitado políticamente por 10 años por escándalo de vacunación

"Es un verdadero cambio para la compañía aérea. Es el primer día de nuestro renacimiento", declaró.

Craig Suckling, directivo de la compañía, calificó la atmósfera antes de la salida del aeropuerto de Sídney de "electrizante". "Era un auténtico ascensor emocional", confesó.

Australia indicó que estudia la posibilidad de habilitar otras burbujas para viajar con Singapur, Corea del Sur, Japón y Taiwán De su lado, Nueva Zelanda está trabajando para permitir un acceso sin restricciones a los habitantes de pequeños Estados del Pacífico, como las Islas Cook o Tuvalu.

Pero los líderes de ambos países advirtieron que introducir más cambios en los cierres de fronteras decretados cuando estalló la pandemia será un lento proceso.

"La idea de que simplemente un día todo abrirá no es lo que va a pasar", afirmó el primer ministro australiano Scott Morrison. 

"Va a hacerse con cuidado y prudencia, trabajado duro en la protección sanitaria y médica", agregó.

Image
AFP
AFP