Escuchar este artículo

China quiere seguir ganando terreno en Latinoamérica

Domingo, 21 de Enero de 2018
La potencia asiática busca fortalecer su liderazgo global y abanderar el desarrollo de la región.

A través de multimillonarios préstamos e inversiones, China se ha convertido en el principal acreedor en Latinoamérica y, aprovechando el distanciamiento de Estados Unidos, bajo la administración de Donald Trump, avanza a pasos agigantados para convertirse en su mejor aliado económico.

La potencia asiática aprovechará la reunión ministerial de China con los países de América Latina y el Caribe (Celac), que comienza hoy en Santiago (Chile), para fortalecer su liderazgo global y abanderar el desarrollo de la región.

En los últimos años, la participación china en Latinoamérica ha aumentado constantemente y el comercio bilateral se ha multiplicado, y parece que la tendencia continuará.

El presidente chino, Xi Jinping, ya anunció en la primera reunión China-Celac celebrada en Pekín en 2015, su intención de elevar la inversión de la segunda economía mundial en Latinoamérica hasta los 250.000 millones de dólares en los próximos 10 años y doblar el comercio bilateral en una década hasta los 500.000 millones de dólares.

El gran debate ahora es, cómo canalizar estos créditos en proyectos de infraestructuras regionales de desarrollo, ya que la falta de acuerdos entre los países latinoamericanos al respecto está ralentizando la aplicación del programa.

Fuentes diplomáticas latinoamericanas en Pekín insistieron en que uno de los principales problemas es que la Celac no tiene en estos momentos la capacidad para proponer proyectos, algo que tendría que ser revisado durante la reunión.

Esto ha provocado que desde la última cita China-Celac no se haya propuesto ningún proyecto conjunto, sino únicamente de manera individual por parte de los diferentes países que la integran.

Venezuela, inmersa en una grave crisis política y económica, encabeza la lista de los países con más inversión china entre 2007 y 2016, con 62.200 millones de dólares, seguido de Brasil (36.800 millones), Ecuador (17.400 millones) y Argentina (15.300 millones), según cifras del centro de estudios Diálogo Interamericano.

Los expertos destacan que China está muy interesada en el Canal de Panamá como vía estratégica de comercio y comunicación dada su cercanía a EE.UU.

Se espera que durante la cita en Santiago también se valore la propuesta hecha por China para la creación de una zona de libre comercio con la Celac, según anunció recientemente el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez.

“Es difícil imaginar cómo China lograría un acuerdo comercial regional o incluso subregional, cuando esto ya se ha intentado sin éxito en muchas ocasiones”, opinó Margaret Myers, directora del programa China y América Latina de Diálogo Interamericano, un centro de estudios en Washington.

Sin embargo, destaca que “China se ha convertido en un socio comercial fundamental para la mayoría de los países de la región, así como una fuente importante de inversión directa extranjera y de financiación”.

No hay duda de que la asociación estratégica entre China y la Celac va profundizándose y abarcando cada vez más áreas, como la protección al medioambiente o la investigación científica.

“No solo los ministros de Asuntos Exteriores se reúnen, sino que hay una movilización en ambos lados, de los gobiernos en su conjunto pero también de las asociaciones civiles”, destacó una fuente diplomática latinoamericana en Pekín.

Estas buenas relaciones también se explican, en parte, por el distanciamiento de Estados Unidos  tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, lo que ha obligado a los países latinoamericanos a diversificar su cooperación internacional.

“La percepción de abandono de Trump a la región, junto con la retórica negativa empleada durante la campaña presidencial, solo ha acelerado la creación de nuevas alianzas entre los países de América Latina y el Caribe”, añadió Myers.

 

Image
EFE