Escuchar este artículo

Donald Trump eligió a sus asesores

Lunes, 14 de Noviembre de 2016
Los anuncios del magnate fueron a primera vista contradictorios, aunque encajan en su costumbre.

Con sus dos primeros nombramientos importantes, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, tendió la mano a dos importantes círculos rivales republicanos: nombró secretario general de la Casa Blanca al jefe del partido Reince Priebus y como estratega jefe y asesor de alto rango a Stephen Bannon, ejecutivo de Breitbart News.

Ambos estaban en la lista de seleccionados de Trump para el cargo de secretario general. 

El exejecutivo de los medios dirigía un sitio web que apelaba a la llamada “alt-right”: un movimiento asociado frecuentemente con los intentos de la extrema derecha para preservar la “identidad blanca”, que se opone a la sociedad multicultural y defiende los “valores occidentales”.

Los anuncios de Trump fueron a primera vista contradictorios, aunque encajan en la costumbre del empresario.

Priebus, que azuzó a la Convención Nacional Republicana para apoyar a Trump este verano pese a algunas objeciones internas, es un agente del partido con un conocimiento profundo del establishment de Washington que Trump ha prometido reestructurar. 

Además, es cercano al presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, de Wisconsin como él.

“Estoy muy agradecido con el presidente electo por esta oportunidad de servirlos a él y a este país mientras trabajamos para crear una economía que funcione para todos, asegurar nuestras fronteras, revocar y reemplazar el Obamacare y destruir el terrorismo radical islámico”, dijo Priebus.

Al anunciar los nombramientos, Trump dijo que Priebus y Bannon trabajarán como “socios iguales”, lo que en la práctica crea dos centros de poder en el ala oeste de la Casa Blanca. 

El arreglo es arriesgado y podría crear ambigüedad sobre quién toma las decisiones finales, especialmente porque según los analistas ni Priebus ni Bannon aportan experiencia política importante en la Casa Blanca.

Hace mucho tiempo que Trump fomenta la rivalidad dentro de su equipo, tanto en los negocios como en su campaña electoral, e incluso tuvo tres directores de campaña en la contienda, creando tanto alianzas como enfrentamientos entre los miembros de su personal.

Image
AP