Escuchar este artículo

Guerras comerciales y el combustible lastran al transporte aéreo

Domingo, 2 de Junio de 2019
En el plano financiero, el sector debe generar en 2019 unos 28.000 millones de dólares de beneficios.

El sector del transporte aéreo prevé unos beneficios en retroceso del 21% para 2019 debido a la ralentización del flete aéreo, las guerras comerciales y el alto precio del combustible, que representa una cuarta parte de sus gastos de funcionamiento.

La compañías aéreas, reunidas el domingo y el lunes en Séul para celebrar su asamblea general anual, se enfrentan además a las consecuencias para su imagen de los accidentes de Ethiopian Airlines el 10 de marzo (157 muertos) y de Lion Air el 29 de octubre en Indonesia (189 muertos), que provocaron la prohibición provisional de vuelo de los  Boeing 737 MAX.

“En 2018, hubo un accidente importante por cada 5,4 millones de vuelos”, declaró el director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (Iata), Alexandre de Juniac, que pidió a constructores y autoridades de regulación de la aviación civil “restaurar la confianza en la certificación de aviones”.

“Es necesario un proceso que sea extremadamente seguro y que se apoye en una autoridad de certificación líder, reconocida unánimemente y sin reservas por las demás autoridades, para evitar la multiplicación de autoridades de certificación, lo que complicaría de manera considerable e inútil el sistema” dijo De Juniac.

Un fallo en el sistema de estabilización MCAS del Boeing 737 MAX, último producto del constructor estadounidense, está considerado causante de los dos accidentes. Ha habido además críticas a los procedimientos de certificación de la agencia federal estadounidense de aviación (FAA).    

Menos beneficios   

En el plano financiero, el sector debe generar en 2019 unos 28.000 millones de dólares de beneficios, según la Iata, que revisó sus previsiones a la baja del 21%.

Pero pese a un contexto menos favorable, el sector registra beneficios por décimo año consecutivo

La demanda del sector pasajeros se mantiene “sólida”, pero el sector de flete padece la guerra comercial entre China y Estados Unidos y el elevado precio del combustible. El precio del barril ha aumentado 27,5% respecto a  2017, según la Iata.

“El sector de carga es la primera actividad afectada” por la guerra comercial entre los dos gigantes económicos, según la Iata.

La región Asia-Pacífico, que representa en torno al 40% del transporte de flete aéreo en el mundo, se ha visto afectada por las tensiones comerciales, además de por el precio del combustible, lo que redujo las previsiones de beneficio neto del sector de 7.600 millones a 6.000 millones de dólares.

El medio ambiente es otro gran desafío para la industria del transporte aéreo, en un contexto de emergencia de un movimiento en Suecia, el “flight shaming” (la vergüenza de viajar en avión) que incita a los viajeros a usar otro medio de transporte diferente del avión.

Image
AFP
AFP