Escuchar este artículo

La Sociedad Interamericana de Prensa tildó de cobarde muerte de periodistas

Viernes, 13 de Abril de 2018
Los tres comunicadores estaban secuestrados desde el 26 de marzo en la zona de Mataje.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) repudió hoy el “cobarde asesinato” de los tres trabajadores del diario ecuatoriano El Comercio secuestrados por disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

“No solo estos tres colegas sino también los pueblos de Ecuador y Colombia, y el periodismo de toda América”, expresó   la SIP en una declaración emitida en Medellín.

Le puede interesar: Ecuador anunció ofensiva militar en zona fronteriza

Añadió que han sido ultrajados por este tipo de crimen inhumano y atroz que creíamos desaparecido de la región”.

En el comunicado, que fue leído por el presidente de la SIP y del diario peruano La República, Gustavo Mohme, la organización consideró al periodista Javier Ortega, de 36 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60, como “mártires del periodismo”.

Por ello, la SIP solicitó a las autoridades “que no hagan ninguna concesión al terrorismo y que frente a él todos los países e instituciones se tomen con la máxima seguridad y energía con respeto a los derechos humanos”.

Asimismo, reclamó que capturen a los asesinos de los tres miembros del equipo periodístico para “someterlos a la Justicia”.

Lea además: La ONU en Colombia y Ecuador rechaza asesinato de periodistas ecuatorianos

“Exigimos a los mandatarios reunidos en la VIII Cumbre de las Américas en Perú que el asesinato de estos nuevos mártires del periodismo no quede impune”, agregó la SIP.

También exigió que cesen “todos los actos de violencia que los periodistas sufren en el ejercicio de su labor”.

Tras hacerse público el asesinato, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) afirmó que recibió una petición para intermediar en la recuperación de los cuerpos.

Frente a eso, la SIP sostuvo que “el hecho de que los asesinos hayan pedido tregua para entregar los cuerpos de la víctimas revela la extrema cobardía y el ostentoso desprecio por la vida de los que se escudan detrás de estos mártires del periodismo en las Américas”. 

¿Faltó coordinación?

A su turno, Reporteros Sin Fronteras, a través de su representante, Fabiola León, manifestó: 

“Como habíamos intuido y habíamos intentado confirmar, nos daría a entender que no solo se habría presentado un desembarco de fuerzas sino que se presentó algún tipo de enfrentamiento que quizás provocó este resultado, la muerte de nuestros tres colegas”.

“Independiente al tema de en qué país estaban los secuestrados, el asunto era por qué no podían trabajar de manera coordinada para la liberación, en vez de estar haciendo una pelea por fronteras. En ciertos momentos los gobiernos se dedicaron a decir que era competencia del otro. El gobierno ecuatoriano siempre estableció que ellos eran el primer canal de comunicación y eso fue un error porque dio muestras que no había un trabajo coordinado y que la prioridad no eran los periodistas”, finalizó.

Image
EFE