Escuchar este artículo

Las conclusiones de EE. UU. en su informe sobre ovnis

Sábado, 26 de Junio de 2021
Pese a las pocas respuestas, con este documento el Gobierno de Estados Unidos reconoce de forma pública que el avistamiento aéreo de objetos extraños puede ser materia de investigación.

Este 25 de junio la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos (ODNI) hizo pública la revisión preliminar de 144 fenómenos aéreos no identificados (UAP, por sus siglas en inglés), de los cuales solo uno pudo ser explicado por los investigadores.

“A excepción de un único caso, en el que determinamos con alta confianza que el UAP informado era un desorden en el aire, específicamente un globo desinflado, actualmente carecemos de información suficiente para atribuir los demás incidentes a explicaciones específicas”, se lee en el documento (clic aquí para acceder a él).

Los informes recopilados y descritos ocurrieron entre 2004 y 2021, y fueron presenciados en mayor medida por aviadores militares. “La mayoría se produjo en los dos últimos años a medida que el nuevo mecanismo de notificación se hizo más conocido por la comunidad de aviación militar”, afirman.

La publicación del informe responde a un requisito de la Ley de Autorización de Inteligencia de 2021, firmada en diciembre del 2020 por el expresidente Donald Trump.

Con ella se le ordenó a las agencias de inteligencia presentar un informe sobre los UAP (en un plazo de 180 días) en el que incluyesen análisis detallados de los datos de los ovnis y se constataran los aportes de inteligencia brindados por la Oficina de Inteligencia Naval, la Oficina Federal de Investigación y la Fuerza de Tareas de Fenómenos Aéreos No Identificados.

En el documento las posibles explicaciones a este tipo de fenómenos están enmarcadas en cinco categorías: desorden aéreo (objetos como pájaros, globos, vehículos aéreos recreativos no tripulados, etc; fenómenos atmosféricos naturales (cristales de hilo, humedad, fluctuaciones térmicas, etc); programas de desarrollo industrial (de entidades estadounidenses) o sistemas de adversarios extranjeros (tecnologías implementadas por Rusia, China, otra nación o una entidad no gubernamental).

El Grupo de Trabajo de Fenómenos Aéreos No Identificados (UAPTF, por sus siglas en inglés) concluye que la financiación adicional para la investigación y el desarrollo podría promover el estudio de los temas expuestos. “Dichas inversiones deben estar guiadas por una estrategia de recolección de UAP, una hoja de ruta técnica de I + D de UAP y un plan de programa”.

Image
Colprensa
Colprensa