Escuchar este artículo

Las vacunas llegan a una UE semiconfinada y miedosa ante nueva cepa del virus

Sábado, 26 de Diciembre de 2020
La Unión Europea recibió las primeras dosis de las inmunizaciones contra el coronavirus.

Diezmada, semiconfinada y recelosa ante la nueva cepa del virus que se propaga por varios países, la Unión Europea (UE) recibió las primeras dosis de sus vacunas contra el coronavirus, que ya se cobró más de 540.000 vidas en la región, y los Estados miembros comenzarán a administrarlas desde este fin de semana.

Este sábado, los preciados fármacos producidos por los laboratorios estadounidense Pfizer y alemán BioNTech fueron entregados en hospitales y almacenes de países como Francia, España o Italia.

Como ya ocurrió en Estados Unidos, Reino Unido, Chile, Suiza, Costa Rica o México, los primeros ciudadanos en recibir la vacuna serán personas de edad avanzada y personal sanitario. Cada país establecerá sus prioridades y la mayoría de países prevén suministrarlas desde hoy.

Pero en Alemania empezaron a vacunar desde este sábado y la primera persona que recibió el inmunizante fue Edith Kwoizalla, de 101 años, que vive en una residencia de ancianos en el este del país.

Hungría también fue uno de los primeros países de la UE en vacunar y desde este sábado la suministró a personal médico, pocas horas después de que el inmunizante llegara en territorio húngaro.

Las vacunas, uno de los bienes más preciados en este momento en todo el mundo, están llegando en camiones frigoríficos desde la fábrica de Pzifer en Puurs, en el noreste de Bélgica, y son escoltadas por las fuerzas del orden.

En España, un camión llevó el cargamento al centro de almacenamiento de Pfizer en Guadalajara (centro).

Las autoridades del país, donde ya hay más de 50.000 muertos por coronavirus, esperan haber vacunado en junio a entre 15 y 20 millones de personas, sobre una población de 47 millones.

En Italia, donde las vacunas llegaron el pasado viernes desde la frontera austriaca, el primer ciudadano en ser vacunado será una enfermera italiana de 29 años en un hospital de Roma. En el norte, también recibirá una inyección Annalisa Malara, doctora que identificó al paciente cero del país.

Italia es el país más enlutado de Europa por esta pandemia, con 71.000 decesos, pero según los sondeos, solo un 57% de la población desea vacunarse pese a que los científicos estiman que la inmunidad colectiva llegará cuando entre el 75 y el 80% de la población esté vacunada.

En Francia, donde más de 62.000 personas murieron por la COVID-19, las primeras inyecciones se efectuarán en dos residencias de ancianos.

“Esta vacuna es la llave que permitirá reapropiarnos de nuestras vidas. Esta noticia debe animarnos”, dijo ayer el ministro alemán de Salud, Jens Spahn.

La nueva cepa se extiende 

Los casos de personas contaminadas por la nueva variante del virus surgida en Reino Unido siguen apareciendo en varios países de Europa. Este sábado, se detectaron al menos cuatro casos en Madrid, en personas que habían regresado del Reino Unido o que tenían relación con viajeros procedentes de este país.

Otros seis positivos de la nueva cepa fueron diagnosticados en Italia, lo que eleva a más de diez los casos confirmados de esta variante en el país transalpino.

También se confirmaron los primeros casos en Alemania, Francia, Suecia y Japón. Antes ya se habían detectado en Dinamarca, Holanda y Australia.

Desde el 20 de diciembre, los habitantes de varias partes de Inglaterra respetan un confinamiento para intentar frenar esta nueva variante del virus, en principio más contagiosa, que ha acelerado los contagios. Este sábado, un total de 24 millones de personas, es decir un 40% de la población de la región, debía permanecer en sus casas.

Tras confirmarse esta mutación del virus, que solo se detecta si se analiza la secuencia del genoma virus tras un test PCR, numerosos países cerraron sus puertas con el Reino Unido y algunos mantienen hasta hoy esas restricciones en sus conexiones aéreas, marítimas o terrestres.

Después de una especie de tregua de Navidad en la que los austriacos pudieron esquiar, el país inicia su tercer confinamiento.

Habrá un toque de queda “todo el día”, según el gobierno, que estará en vigor hasta el 24 de enero, con algunas flexibilizaciones a partir del 18 de enero para quien se someta a un test de antígenos. Nuevas restricciones entran también en vigor este sábado en Escocia e Irlanda del Norte.

En este momento, Europa es la región del mundo donde el virus se propaga más rápidamente, con una media de 250.000 nuevos casos al día la semana pasada. 

El “extraordinario” éxito de China 

En todo el mundo, la pandemia ya ha matado a más de 1,75 millones de personas y ha provocado casi 80 millones de contagios. 

Japón anunció ayer que prohibirá la llegada de extranjeros no residentes a partir mañana y hasta finales de enero, después de que encontraran en el país nipón los primeros contagiados por la nueva cepa de la  COVID-19.

En China, donde brotó el virus a finales de 2019, los dirigentes del Partido Comunista (PCC) se felicitaron por el “extraordinario” éxito del país frente a la pandemia, oficialmente erradicada en su territorio, días antes de que llegue al país una misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que intentará aclarar los orígenes del coronavirus.

Y es que  ahora, Tokio planea endurecer estos requisitos: tanto los viajeros japoneses como los residentes extranjeros provenientes de países donde se haya constatado la presencia de la nueva cepa deberán someterse a test dentro de un plazo de 72 horas después de su partida y nuevamente al llegar a los aeropuertos nipones.

También se reforzará la cuarentena de todos los viajeros que regresen a Japón. 

Citando al gobierno, Jiji Press y Kyodo indicaron que la nueva medida forma parte de los esfuerzos para contener la propagación de la nueva capa del coronavirus, que se estima que es un 70% más infecciosa.

En Estados Unidos

Por su parte, Estados Unidos, también pedirá a los viajeros procedentes de Reino Unido una prueba negativa del coronavirus antes de abordar el avión a partir de mañana, anunciaron las autoridades estadounidenses, la última restricción impuesta después de detectarse en ese país una nueva cepa. 

La nueva regla entrará en vigor este lunes 28 y requerirá una prueba negativa realizada en las 72 horas previas al embarque, dijeron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos en un comunicado.

“Este requisito de una prueba adicional fortalecerá nuestra protección del público estadounidense para mejorar su salud y seguridad y garantizar viajes internacionales responsables”, agregaron. 

En marzo, Estados Unidos impidió la llegada de ciudadanos extranjeros que habían visitado el Reino Unido en las dos semanas anteriores, lo que redujo significativamente el tráfico aéreo desde allí. 

Mientras tanto, en América Latina y el Caribe, donde ya hubo más de 495.000 fallecidos y 15 millones de contagios, llegan malas noticias desde Bolivia, donde los contagios habrían aumentado peligrosamente en las principales ciudades.

Image
AFP
AFP