Escuchar este artículo

Latinoamérica trabaja en acuerdo migratorio

Lunes, 3 de Septiembre de 2018
Son 13 los países que buscan opciones para atender el éxodo producto de la crisis venezolana. 

Trece países de Latinoamérica, sin el concurso del gobierno de Nicolás Maduro, discuten fórmulas para regularizar a los migrantes venezolanos y obtener fondos externos para atender el éxodo desatado por la crisis en Venezuela.

El gobierno de Maduro se marginó de la cita técnica de dos días convocada en Quito para hacer frente a los cientos de miles de venezolanos que huyen por el grave deterioro económico en su país.

El gobierno de Ecuador puso sobre la mesa de discusiones la necesidad de resolver la situación de los migrantes mediante un marco regulatorio común.

“Será muy importante intentar propuestas para resolver la situación de cientos de miles de venezolanos que por diferentes razones no han tenido o no tienen acceso a un estatus migratorio laboral y regular en nuestros países”, dijo el canciller encargado de Ecuador, Andrés Terán.

Las personas que salieron de Venezuela “son altamente vulnerables a la trata de personas, el tráfico ilícito de migrantes, la explotación laboral, la falta de acceso a la seguridad social, la extorsión, la violencia, el abuso sexual, el reclutamiento para actividades delictivas, la discriminación y la xenofobia”, recalcó Terán.

El encuentro reúne a delegados de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

Más apoyo 

América Latina pretende visibilizar el impacto que tiene en las finanzas de varios países la llegada masiva de migrantes.

“Es importante agradecer a los donantes por su solidaridad e invitarlos a seguir apoyando esta crisis histórica de movilidad humana”, expresó Arnaud Peral, representante de la ONU en Ecuador.

Alrededor de 2,3 millones de venezolanos (7,5% de la población de 30,6 millones) vive en el exterior, de los cuales 1,6 millones han emigrado desde 2015, según la ONU. 

Sin intervención militar

A excepción de Bolivia y Nicaragua, la mayoría de gobiernos en la región descalifican al gobierno de Maduro como una dictadura y lo culpan de la crisis que desencadenó en el éxodo.

Por su parte, Colombia apoya una mayor presión internacional que dé paso a una transición democrática. 

El presidente colombiano, Iván Duque, abogó por una estrategia para “aislar diplomáticamente a Maduro”, pero se apartó de una eventual “intervención militar” encabezada por Estados Unidos.

El éxodo 

La migración de venezolanos es una de las más grandes de la historia de América Latina. 

La situación ha desbordado la capacidad de atención de los países, donde ya han aparecido brotes de xenofobia y violencia por enfrentamientos con la población local.

A espaldas de la mayoría de sus vecinos, Maduro pretende sacar a Venezuela de la crisis con un plan que incluye alzas del salario mínimo (de 3.400%), de impuestos y del precio de la gasolina.

Image
La opinión
La Opinión