Escuchar este artículo

Theresa May regresa a Bruselas para salvar el acuerdo

Jueves, 13 de Diciembre de 2018
Sin embargo, no espera un avance inmediato en la cumbre con sus 27 socios europeos.

La primera ministra británica, Theresa May, aseguró este jueves no esperar un "avance inmediato", a su llegada a una cumbre con sus 27 socios europeos a quienes pedirá garantías sobre el mecanismo para evitar una frontera en la isla de Irlanda previsto en el acuerdo de divorcio.

"No espero un avance inmediato, pero lo que sí espero es que podamos empezar a trabajar lo antes posible en las garantías que son necesarias", aseguró May, que intenta conseguir el apoyo de la UE para lograr que un parlamento británico hostil al acuerdo lo apruebe en enero.

La 'premier' británica, que la víspera supero una moción de censura en el seno de su Partido Conservador, realizó estas declaraciones en Bruselas tras reunirse con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y su par irlandés, Leo Varadkar.

"Conozco las preocupaciones que hay en la Cámara de los Comunes sobre este tema del 'backstop'", dijo May en referencia al mecanismo acordado para evitar una frontera para bienes entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte y proteger el acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998.

La primera ministra británica aseguró que abordará la situación con sus socios europeos, a quienes "mostrará las garantías políticas y legales" que, a su juicio, se necesitan "para apaciguar las preocupaciones de los miembros del parlamento al respecto".

Los más fervientes partidarios del Brexit temen quedarse atrapados indefinidamente en las redes de un "territorio aduanero común" con la UE, si Londres y Bruselas no logran una solución mejor para su futura relación, que debe comenzar como muy tarde en enero de 2023.

La jefa del gobierno británico buscaría así que sus socios europeos reiteren que el 'backstop' será temporal hasta conseguir una solución mejor para Irlanda en la futura relación, como ya reza el acuerdo de divorcio. "Mi objetivo ahora es conseguir esas garantías", aseguró.

Theresa May confirmó además su intención de abandonar el cargo antes de las próximas elecciones legislativas en su país, previstas en 2022, como anunció la víspera a sus diputados conservadores antes de la votación de la moción de censura.

"En lo más profundo de mí, me encantaría ser capaz de liderar el partido Conservador en la próxima elección general, pero creo que es correcto que el partido sienta que es preferible ir a las próximas elecciones con un nuevo líder", agregó.

Image
AFP
AFP