Escuchar este artículo

Viaje del coronavirus al millón de muertos

Sábado, 26 de Septiembre de 2020
Temor general por rebrotes.

El 11 de enero China registraba oficialmente el primer fallecimiento por coronavirus. Ocho meses después, la enfermedad que surgió en diciembre de 2019 se apresta a llegar al umbral del millón de muertos. 

El Sars-CoV-2, virus responsable del covid-19, se propagó en un primer momento rápidamente en China, en particular en la provincia de Wuhan, adonde fue detectado en diciembre.

En un mes, China registró más de mil muertos, un balance más grave que el que dejó el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), que circuló en Asia en 2002-2003, y que fue fatal para 774 personas.

A partir de febrero, el virus empezó a circular rápidamente afuera de China. Filipinas registra su primera muerte el 2 de febrero, Hong Kong dos días después, le siguen Japón y Francia el 13 y 14 de febrero.

De la epidemia a la pandemia

En sólo ocho días, del 11 al 19 de febrero, se anuncian mil muertos más, principalmente en China. La propagación del virus se acelera.

El 11 de marzo, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declara como “pandemia” al nuevo coronavirus, 30 países y territorios registran 4.500 muertos, dos tercios de ellos en China. Italia, que sumaba 800 muertos entonces, e Irán (300) ven rápidamente aumentar los casos de contagios, y de decesos. Hasta mediados de abril, la cantidad de decesos diarios registrados en Europa y en Estados Unidos no deja de aumentar. La segunda semana de abril el Viejo Continente registra más de 4.000 muertos por día en promedio y Estados Unidos 2.700.

Cinco meses más tarde Estados Unidos es el país más golpeado en cantidad de muertos, con más de 200.000.

A nivel mundial, la semana más mortífera se registró del 13 al 19 de abril. A diario se anunciaron oficialmente más de 7.400 muertos por el virus y el total en el mundo alcanzó entonces casi 170.000 decesos, el doble de la cifra del 31 de marzo.

Latinoamérica, nuevo epicentro

En junio, el epicentro de la pandemia se trasladó a la región Latinoamericana y el Caribe. Desde el 15 de julio, durante un mes, la región contaba en promedio 2.500 muertos por día, cifra que disminuyó lentamente desde el 15 de agosto hasta registrar la semana pasada 1.900 fallecimientos diarios.Brasil, luego de Estados Unidos, es el país que registra la mayor cantidad de muertos por coronavirus, con más de 138.000.

En relación a su población, Perú (958 muertos por millón de habitantes), Bolivia (659), Brasil (650), Chile (644) y Ecuador (630), se ubican entre los 10 países más golpeados del mundo, junto a Bélgica (859) o España (661).

La segunda ola

La inquietud por una segunda ola de la pandemia aumenta en Europa. La región registró esta semana un alza de 20% en los casos comparado con la semana anterior. 

Los decesos también están en aumento (614, +28%).

Medio Oriente conoció un pico de decesos durante el verano (boreal) y luego una leve baja. Pero la situación empeoró y la semana pasada sumaba 330 muertos diarios en promedio, 18% más que la anterior.

El continente africano, oficialmente el menos castigado por la pandemia, registra desde agosto cada vez menos decesos (menos de 200 muertos por día a mediados de septiembre). 

Oceanía, en donde la cantidad de muertes por día nunca superó en promedio las 20 personas, está hoy por debajo de diez.

A nivel mundial, la curva se encuentra en una “meseta” desde principios de junio, con unos 5.000 muertos diarios según cifras oficiales.

Dos millones probables: OMS

Dos millones de muertos a causa de la COVID-19, es decir más del doble de las víctimas actuales, son “muy probables” si el mundo no toma acciones colectivas de envergadura contra la pandemia, alertó este viernes un alto responsable de la OMS.

“Si no hacemos todo lo posible, el número del que usted me habla (dos millones) no es solamente posible sino desgraciadamente muy probable”, dijo en rueda de prensa el director de situaciones de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan, a preguntas de la AFP.

“Si no continuamos haciendo más, evolucionando, ya sea en el contenido como en la intensidad de nuestra cooperación, entonces sí, vamos a llegar a ese número y desgraciadamente incluso más alto. El tiempo de actuar es ahora”, añadió Ryan.

“No se trata solamente de diagnosticar y de rastrear, no solamente de curar, no solamente de (aplicar) la distancia física, no solo de (trabajar en las) vacunas, sino hacer todo eso a la vez”, insistió el responsable.

“Un millón es una cifra terrible y debemos pensarlo detenidamente antes de considerar un segundo millón”, subrayó Ryan.

La pandemia de covid-19, que comenzó a finales de 2019 en China antes de extenderse al resto del mundo, superará en los próximos días el millón de muertos.

Según el último recuento de la AFP, el viernes a las 11H00 GMT, al menos 984.068 personas han muerto de covid-19 en el mundo.

Más de 32.298.410 casos de infección han sido oficialmente diagnosticados, pero se considera que el número de contagios es mucho más elevado, ya que numerosas personas no han sido contabilizadas.

En el Viejo Continente, la OMS señala que las situaciones varían de un país a otro y que el aumento de casos está en parte relacionado a una mayor vigilancia. 

“Lo que es preocupante para nosotros es el aumento del número de hospitalizaciones, un aumento de la tasa de ocupación de las camas y de los servicios de cuidados intensivos”, destacó Maria Van Kerkhove, responsable de gestión de covid-19.

Una situación que podría complicarse con la llegada de la temporada de gripe, que podría saturar aún más los sistemas de salud, ya al límite.

Image
AFP
AFP