Escuchar este artículo

Brecha laboral de género sigue creciendo en la región

Jueves, 13 de Enero de 2022
El informe del Dane sobre pobreza con perspectivas de género reveló que el 48% de las mujeres del departamento no estudian ni trabajan.

Norte de Santander vivió durante el 2021 una reactivación económica que tuvo un impacto positivo en la tasa de desempleo, y otros indicadores que evidencian una mejoría respecto a la época de mayor impacto de la pandemia.

Sin embargo, el informe ‘Pobreza en Colombia, un análisis con perspectiva de género’, hecho por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), reveló que casi el 50% de las mujeres del departamento mayores de 15 años no tienen ingresos propios.

Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Según el porcentaje del período de 2020, el 48% de las mujeres con más de 15 años en el departamento, no estudian ni trabajan. Un porcentaje alto, que está cerca de nueve puntos porcentuales por encima del promedio nacional (39,1%). En los hombres el porcentaje es de 19,9%, solo tres puntos porcentuales por encima del total nacional (16,7%).

Estas estadísticas evidencian que el mercado laboral regional tiene una debilidad de inclusión femenina, y que la brecha de género sigue creciendo.

Para Mario Zambrano, coordinador del programa Cúcuta cómo vamos, estos datos no son una novedad, porque en 2019 Cúcuta tuvo uno de los mayores porcentajes de ninis (Ni estudian, ni trabajan) del país.

“La brecha entre hombres y mujeres  ninis es bastante amplía, y obedece a condiciones socioeconómicas como es venir de familias pobres, o haber tenido un embarazo a temprana edad, lo cual limita sus posibilidades”, indicó Zambrano.

Por otra parte, la COVID-19  intensificó las brechas de género en el mercado laboral local, porque las mujeres tuvieron que volver a hacer labores del hogar, lo que limitó su participación en empleos.

“La tasa general de participación de mujeres disminuyó por la pandemia”, agregó Zambrano.

La carga del cuidado de los hijos, los adultos mayores y los enfermos, así como del hogar, que asumieron las mujeres, es en la mayoría de los casos no remunerada. 

Por consiguiente, la pandemia obligó a las mujeres a salir del mercado laboral y aumentar el número de ninis del departamento.

Por su parte, para Jorge Ramírez, docente de la Universidad Libre, hay varios factores que inciden en que haya un mayor porcentaje de mujeres que no reciben ingresos.

“En las mujeres influyen el número de hijos y de adultos mayores bajo su cuidado; así como las labores del hogar, que no son no remuneradas”, agregó Ramírez.

Ambos economistas han estudiado el mercado laboral regional y concuerdan en esos motivos para explicar el alto porcentaje de mujeres sin ingresos.

Sin embargo, Ramírez añade que hay otros factores que dificultan la equidad laboral para las mujeres, como son la dicriminación negativa en contra de ellas, lo cual va ligado al machismo.

Así como la desescolarización y no asistencia a clases de los hijos, lo cual las ha obligado a mantenerse en casa para los cuidados de estos niños que no han vuelto a tomar clases presenciales por causa de la pandemia.

“Por causa de la pandemia el cierre de jardines y centros de desarrollo infantil se convirtió en un obstáculo para las mujeres que son madres, si estos abren las cifras podrían mejorar”, puntualizó Ramírez.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Daniel Villán Bustamante

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Sigue Leyendo

Patrocinado por La OpiTienda