Escuchar este artículo

Detallan planes de contingencia por las lluvias en Ocaña

Miércoles, 14 de Septiembre de 2016
Los líderes comunales reciben capacitaciones sobre cómo evitar emergencias.

El coordinador de la Oficina de Gestión del Riesgo y Atención de Desastres, capitán William Pacheco Ortiz, se encuentra implementando con los presidentes de las Juntas de Acción Comunal, planes de contingencia para afrontar la ola invernal.

Los líderes deben tener sumo cuidado en las zonas de alto riesgo para tomar las precauciones del caso.

El capitán aseguró que ya se aprobó el plan de contingencia para afrontar el Fenómeno de La Niña. “Afortunadamente, no hemos tenido las lluvias pronosticadas para la región; en las últimas alertas se ha determinado que disminuyó la posibilidad que el fenómeno se dé en el territorio”, agregó.

El funcionario recomendó “mucha precaución a las personas residentes en zonas de alto riesgo”, para mitigar efectos de la ola invernal que se avecina. “Hay que estar atentos a los fuertes vientos, asegurar bien las cubiertas, los techos y los tanques aéreos. Igualmente los residentes en aquellas zonas de remoción en masa, deben estar pendientes de los terrenos y paredes de viviendas que no tengan grietas”, indicó.

En el momento de una emergencia deben evacuar esos lugares hacia sitios seguros. “Los integrantes de las Juntas de Acción Comunal juegan un papel fundamental para reactivar los planes de contingencias y evitar tragedias”, precisó el William Pacheco Ortiz.

Adicionalmente, destacó que deben emprender brigadas de limpieza en los sumideros y alcantarilla para evitar la obstrucción que pueda causar inundaciones en sectores bajos y planas.

Conjuntamente con la Unidad Técnica Ambiental se socializan los planes de contingencia en los barrios ubicados en zona de alto riesgo. “Con los presidentes de las juntas, vamos a llegar a la comunidad para que empecemos a hacer los planes y mitigar los impactos de los fenómenos de la niña y niño en años venideros”, reiteró.

Existe preocupación por la manera como algunas personas proceden a construir encima de los cerros sin contar con las respectivas licencias. Ese aspecto será controlado a través de la jefatura de Planeación Municipal. 

Para el funcionario el riesgo es latente,   pues en las zonas que han sido invadidas, la vulnerabilidad es bastante alta. De manera que, si la comunidad no se prepara se van a seguir presentado estos eventos desafortunados con personas damnificadas en cada uno de los barrios y veredas del municipio de Ocaña.

Fue enfático al afirmar que las rondas de los ríos Tejo y Chiquito están invadidas por los destechados, quienes se arriesgan a vivir en esas condiciones ante el desconocimiento de las normas fundamentales.

“Es difícil emprender planes de reubicación de esas personas, ya que no se cuentan con predios y además se han arraigado en las riberas”, agregó.

La Opinión