Escuchar este artículo

Foráneos manejan Museo Antón García de Bonilla de Ocaña

Lunes, 11 de Marzo de 2019
La Academia de Historia criticó la decisión de entregarle a una entidad de Bogotá la administración del lugar.

La administración del Museo Antón García de Bonilla de Ocaña fue adjudicada mediante proceso de selección a una corporación de Bogotá. Esa determinación del Gobierno Nacional generó una avalancha de críticas a nivel local, especialmente de la Academia de Historia.

El presidente de la entidad cultural, Luis Eduardo Páez García, dijo que el Ministerio de Cultura debe revisar la adjudicación y tener en cuenta a instituciones con trayectoria cultural en la región como la Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero o la Universidad Francisco de Paula Santander.

“Desde 2003, la Academia de Historia ha venido manejando los dos museos que hay en Ocaña, los cuales están bajo el dominio del Ministerio de Cultura. No pedimos que sigamos nosotros, queremos una elección idónea”, dijo Páez.

Los académicos locales redactaron un comunicado a la opinión pública, en el que dan a conocer que por medio de la Resolución 428 del 1 de marzo de 2019, expedida por el Ministerio de Cultura, se adjudicó la administración del Museo Antón García de Bonilla a la Corporación de Desarrollo Social Élite, con sede en Bogotá.

En el documento señalan como errónea y en contrasentido a las políticas de fortalecimiento de los museos el nombramiento.

“Hemos censurado la política que privilegia el centralismo en detrimento de las lejanas provincias de Colombia, sujetas a los vaivenes de la burocracia oficial. No compartimos el hecho de que entidades ajenas a nuestra idiosincrasia, intereses regionales en materia de cultura, lleguen a manejar el patrimonio y las instituciones que fueron forjadas con dedicación, transparencia y seriedad”, reseña el comunicado.

Los académicos también dijeron que el Museo Antón García de Bonilla contiene valiosas colecciones de arqueología, historia y arte, cuyo manejo no puede otorgarse a cualquier entidad foránea con el argumento de que su propuesta ganó una licitación pública.

De acuerdo con Páez, desconocen los pormenores en cuanto a quiénes hicieron la evaluación de idoneidad de la Corporación de Desarrollo Social Élite, que a su juicio no tiene la experticia para la actividad encomendada.

Por ello, tanto Páez como los demás integrantes de la Academia de Historia, lanzaron una alerta y le pidieron a la comunidad ocañera organizar veedurías para hacer seguimiento al manejo del ente cultural local.

Image
La opinión
La Opinión