Servicio de urgencias del hospital de Ocaña se ilumina con el sol

Domingo, 2 de Abril de 2017
$170 millones es el costo del actual proyecto piloto de energía en el Emiro Quintero Cañizares.

Buscando aportar a la conservación de los recursos naturales, el hospital Emiro Quintero Cañizares implementó un sistema de celdas solares que lo abastecerá con 15.000 voltios al día.

De acuerdo con José Alexander Lázaro, encargado del montaje de las celdas de energía, se capta directamente la energía solar y se envía a las redes de conducción eléctrica. “Eso permite que tengamos un abastecimiento propio y podamos disminuir la carga eléctrica”.

“La energía alimenta directamente a la sección de urgencias, lo que hace que haya una disminución en el consumo de combustibles”, agregó Lázaro. “Las celdas tienen una vida útil de 30 a 35 años con todas las certificaciones”.

Las instaladas en el hospital son importadas y permiten tener garantías de que se ofrecerá un buen servicio. “Vamos a ir minimizando costos y enfocar al hospital dentro de proyectos de uso y ahorro eficiente de las energías, empezando con las tecnologías limpias”, agregó.

El actual proyecto (para el servicio de urgencias) tuvo un costo de 170 millones de pesos. De día se está utilizando la energía solar y de noche la que ofrece Centrales Eléctricas.

La iniciativa para que todo el hospital tenga energía solar demanda una inversión de 4.500 millones de pesos.

La inversión se vería reflejada en las utilidades netas del centro hospitalario después de ocho años, con las tasas de retorno por disminución de costos de energía.

El proyecto ha caído bien entre el personal médico y usuarios del hospital, por cuanto ven el compromiso de la institución con aportar al cuidado de los recursos del medio ambiente.

Uno de los principales beneficios de este sistema es que produce energías limpias, renovables, inagotables y no contamina.

A las celdas se les hace mantenimiento periódicamente y generan energía haya o no sol.

Debajo de los paneles que se instalaron en el hospital, se habilitó un parqueadero para motos y carros de los visitantes.

La experiencia que se gesta en Ocaña es modelo en la Provincia. En esa región la fundación Crediservir también implementó un sistema similar el año pasado y con el se iluminan todas las oficinas de un edificio de tres pisos.

Se espera que más entidades sigan con el proyecto de proveer energía solar.

Image
La opinión
La Opinión