Escuchar este artículo

Vías e Infraestructura mitigan falla geológica en Ocaña

La intervención contará con el mejoramiento del subsuelo y las redes, así como la construcción del pavimento en concreto rígido.

Luego de una larga espera, por fin los habitantes del barrio José Antonio Galán de Ocaña podrán disfrutar de las calles en óptimas condiciones ante la ejecución de un proyecto para mitigar la falla geológica presentada el año anterior.

La ingeniera civil, Lised Arenas Mejía, jefe del área de vías de la Secretaría de Infraestructura de Ocaña, socializa los trabajos entre los líderes comunales para iniciar las obras con el fin de garantizar el tráfico vehicular por ese sector.

Explica la manera como se firmó el acta de inicio y se socializa el mejoramiento de 80 metros lineales de redes hidrosanitarias y pavimentación en concreto rígido de la transversal 51 entre las calles 5 y 6 de este sector, con una inversión de recursos propios de 198 millones de pesos; la obra tendrá un tiempo de ejecución de cinco meses.

Los habitantes del barrio Galán podrán empezar a ver materializada la adecuación de una de las vías de acceso al barrio, la cual está totalmente colapsada desde hace varios meses, señala el presidente de la Junta de Acción Comunal, Édgar Paredes.

La intervención contará con el mejoramiento del subsuelo y las redes, así como la construcción del pavimento en concreto rígido, con la finalidad de garantizar la accesibilidad vehicular a la escuela José Antonio Galán y mejorar la calidad de vida de los habitantes del sector que se ha visto afectada.

Lea También: A la espera de las calles prometidas

En julio del año pasado, cuando los niños se encontraban en vacaciones, se desplomaron las placas del área de recreo poniendo al descubierto la falla geológica lo que ameritó la visita de la secretaria de Educación departamental, que ordenó el traslado de la sección primaria hacia el colegio La Salle.

Con un contrato de mínima cuantía de 23 millones de pesos se levantó el estudio estructural y la Empresa de Servicios Públicos de Ocaña ubicó el problema en un tubo en concreto de 36 pulgadas que pasaba por debajo de la escuela, lo que produjo el colapso por la filtración de las aguas negras y lluvias.

“La Espo clausuró esa estructura y la trasladó a la red principal para mitigar los riesgos”, reitera la ingeniera.

La funcionaria manifiesta que también están a la espera del desembolso de los recursos prometidos por el gobierno departamental para arreglar la infraestructura de la escuela José Antonio Galán para el retorno de los niños una vez superada la pandemia.

Image
La opinión
La Opinión
Domingo, 2 de Agosto de 2020

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión