Escuchar este artículo

A 99 días de los Olímpicos, la COVID-19 sigue alimentando temores

Jueves, 15 de Abril de 2021
Japón no exige que los participantes en los Juegos estén vacunados, pero el Comité Olímpico Internacional anima a los deportistas a aplicarse el biológico.

La llama olímpica atraviesa actualmente Japón y deportistas de todo el mundo intensifican su entrenamiento para los Juegos de Tokio, pero a 99 días del evento los organizadores se ven todavía confrontados a desafíos monumentales. 

La persistencia de la pandemia y bruscos resurgimientos del coronavirus, incluido Japón, perturban los preparativos de los Juegos y alimentan la incertidumbre respecto a la posibilidad, y a la oportunidad, de organizar el evento este año (previstos del 23 de julio al 8 de agosto). 

Pruebas test de diferentes deportes fueron aplazadas, el relevo de la llama olímpica fue reducido al mínimo y nuevas restricciones sanitarias están en vigor en Tokio y en otras ciudades niponas.  

Pese a todo, el tono de los organizadores y de los responsables olímpicos es de confianza, sus declaraciones públicas se concentran más que en la eventual celebración de los Juegos en la manera en que se desarrollarán. 

Tienen razones para ser optimistas: el relevo de la llama olímpica empezó en Fukushima (noreste) el mes pasado (aunque los espectadores no pudieron asistir a la salida y a la primera etapa), y han comenzado programas de vacunación en muchos países, mientras que algunos equipos olímpicos ya han sido vacunados. Japón no exige que los participantes en los Juegos estén vacunados, pero el Comité Olímpico Internacional (COI) anima a vacunarse y obtuvo dosis fabricadas en China para los deportistas de los países que no hayan tenido acceso. 

En Japón, las manifestaciones deportivas continúan, con un número de espectadores limitado, y los aficionados siguen ya las reglas que serán aplicadas en los Juegos este año, sobre todo la prohibición de aclamar. 
 

Image
Listado de deportistas. / Foto: AFP

 

 - Buenas y malas noticias -

La decisión de Corea del Norte de no participar en los Juegos de Tokio debido al virus no tuvo efecto de bola de nieve, ya que los deportistas parecen en su mayoría impacientes por reencontrar la escena internacional. 

"Estos últimos meses fueron motivadores para nosotros", declaró la semana pasada la nadadora estadounidense Katie Ledecky, quíntuple medallista de oro olímpica. "Queremos verdaderamente mostrar al mundo todo el trabajo que hemos realizado". 

En Japón, la nadadora Rikako Ikee suscitó el entusiasmo ganando una plaza en el equipo relevo olímpico, solo dos años después de un diagnóstico de leucemia. 

Pero las noticias están lejos de ser todas positivas. El resurgimiento del coronavirus obligó al gobierno japonés a volver imponer restricciones solo tres semanas después de haber levantado las precedentes. 

En Osaka (oeste), el gobernador prohibió el paso de la llama por la vía pública: el relevo tendrá lugar en un parque cerrado a los espectadores. 

Image
El estadio es el principal escenario de Japón. / Foto: AFP

 

- "Juegos seguros" -

Pese a estos problemas, los organizadores de Tokio-2020 afirman estar confiados y "en medida de organizar unos Juegos seguros".

Publicaron "manuales" enumerando las estrictas medidas antivirus, que serán actualizadas este mes, con la esperanza de apaciguar los temores de un público japonés que aún so opone mayoritariamente a estos Juegos, ya aplazados un año debido a la pandemia, una novedad en tiempos de paz. 

Las decenas de miles de deportistas y otros participantes en los Juegos procedentes del extranjero escaparán a la cuarentena y no necesitarán presentar una prueba de vacunación. 

Pero los deportistas deberán limitar sus desplazamientos, quedarse en la villa olímpica solo hasta que terminen sus pruebas y someterse regularmente a test sanitarios. Los Juegos no recibirán aficionados procedentes del extranjero y este mes podría tomarse una decisión sobre el número de espectadores residentes en Japón. Sea cual sea, el ambiente estará lejos de las grandes fiestas habituales que acompañan a este evento planetario. Será el reino de la televisión.

Los sondeos muestran que la mayoría de los japoneses preferiría un nuevo aplazamiento o una anulación, pero los que defienden su celebración en la fecha decidida son más que antes, pasando de 11% en enero a 27% en marzo. 

"La situación de la COVID-19 va naturalmente a influir en la opinión pública sobre los Juegos", declararon los organizadores a preguntas de la AFP. 

Estas fuentes destacaron que la mayoría de Juegos Olímpicos reciben críticas antes de su celebración y esperan un cambio de opinión una vez que los deportistas entren en escena.

"En cada ocasión, nos hemos inspirado en su fuerza y en su capacidad de superación, y eso será más cierto que nunca este año", dijeron. 

Image
AFP
AFP