Escuchar este artículo

Mujeres víctimas de la guerra se expresaron con arte en Pamplona

Jueves, 14 de Junio de 2018
Las participantes se vincularon a un proyecto liderado por Faustino Santafe, estudiante de la Unipamplona.

Mujeres víctimas de la guerra vinculadas a asociaciones en Pamplona participaron en el proyecto de investigación 'Mirada artística a la violencia generada por los grupos armados en el país'.

La jornada, que se cumplió a través de talleres y que estuvo a cargo del estudiante de sexto semestre de artes visuales de la Universidad de Pamplona, Faustino Santafe Correa, fue apoyada por el eje de promoción social de la Dirección de Salud.

“Lo que se expuso fue el resultado del taller que hicimos con mujeres cabeza de familia y que hacen parte del grupo de víctimas del desplazamiento o la violencia armada”, dijo.

La actividad consistió en que las integrantes la asociación Una luz en el camino, a través de relatos y recuerdos hicieran memoria, plasmando en recortes de cartón y en pinturas los momentos difíciles que vivieron en el pasado cuando fueron desarraigadas de sus territorios.

De esta manera dejaron figuras u objetos en donde están reflejadas las historias vividas antes, durante y después de los hechos.

Elaboraron armas de fuego, figuras humanas con agujeros de bala y otros objetos que simbolizan hechos violentos en donde perdieron a los familiares o tuvieron que abandonar y perder todo lo que tenían en sus regiones. 

“En el taller las mujeres contaron que el espacio fue un acto de sanación del dolor, perdón y olvido”, afirmó.

El estudiante Santafe indicó que con las cajas simularon baúles en donde depositaron los malos recuerdos.

La familia de Santafe en 1985, fue víctima del desplazamiento en el corregimiento de Samoré (Toledo).

La representante de Una luz en el camino, Beatriz Rivera, participó en el ejercicio con cinco familias más.

“Gracias a este taller programado por la Universidad de Pamplona, nosotras nos hemos fortalecido”, sostuvo.

Esta mujer y su familia fueron desplazados de una vereda de Chitagá y después perdió a uno de sus hijos en Pamplona.

Ella recordó que ha asistido a terapias con sicólogos para tratar de olvidar y perdonar a quienes les hicieron daño.

Ella llevó al baúl de los recuerdos imágenes representativas de Chitagá, Tame y Pamplona. Con este ejercicio se quiere que las personas superen los momentos amargos que han vivido por la guerra.

Image
La opinión
La Opinión