Escuchar este artículo

Ordenan censar a mascotas consideradas peligrosas

Miércoles, 16 de Diciembre de 2015
La orden fue de la Alcaldía de Pamplona ante los ataques de perros en vías públicas durante el año.

En Pamplona, este año, se registraron ataques de perros en vías públicas y ante ese hecho la Alcaldía ordenó hacer un censo del número de mascotas que por su raza son consideradas peligrosas, a fin de conocer los cuidados que tienen con ellos los amos.

Para desarrollar la campaña se escogió al parque Águeda Gallardo.

Allí, la Policía Ambiental, con la cooperación de la Alcaldía y los defensores de los animales desarrollaron una jornada de registro, al tiempo que conocían el estado de salud de los canes.

La secretaria de la Asociación Adopción Pamplona, Karina Suárez García, indicó que apoyan este tipo iniciativas porque van dirigidas a dar cumplimiento a la Ley 746 de 2002, que regula la tenencia y registro de perros potencialmente peligrosos.

Recordó que el artículo 108, indica que la tenencia de estos animales en las vías públicas y lugares abiertos al público se puede hacer siempre que los propietarios de ejemplares caninos los tengan sujetos con las correspondientes correa, bozal y permiso.

La idea es empezar a promover una cultura de tenencia responsable, para que las personas sepan que a las mascotas hay que educarlas”, dijo.

Al punto del parque principal se acercaron aproximadamente 20 propietarios de mascotas a recibir la información y a hacer parte del registro de los caninos.

El miembro del grupo de protección ecológica y ambiental de la Policía de Norte de Santander, subintendente Javier Flórez Guavita, afirmó que la campaña consiste en hacerle ver a los propietarios de caninos peligrosos que deben tomar las medidas mínimas para evitar accidentes por mordeduras.

Explicó que al tenerse un registro de perros potencialmente peligrosos se pueden desarrollar mayores controles y vigilancia con las autoridades del municipio.

La campaña

La dirección municipal de salud inició una campaña pedagógica para que los propietarios de mascotas suscriban un compromiso de mantener limpia la ciudad y no sigan contaminando las vías públicas, pasajes, condominios, parques y andenes con las heces.

El proceso se desarrolla con la repartición de una cartilla que contiene información sobre las enfermedades y daños en la salud que se generan con los excrementos de los caninos.

Además, se incluyen datos sobre la responsabilidad social y recomendaciones, entre otros aspectos.

La Opinión