Escuchar este artículo

Afiches de la campaña 2010: otro enredo para Santos

Viernes, 10 de Marzo de 2017
Los carteles habrían sido pagados con dineros de la multinacional Odebrecht.

El fantasma de Odebrecht que desde hace algunas semanas comenzó a perseguir al presidente Juan Manuel Santos, al igual que a varios dirigentes políticos del país, al parecer, no se irá de su lado de manera fácil.

Si bien las pruebas de los primeros señalamientos que en su contra hizo el excongresista Otto Bula, por el supuesto ingreso de un millón de dólares a la campaña de 2014 no resultaron contundentes, nuevas denuncias podrían poner contra las cuerdas al jefe de Estado.

La última se conoció el viernes y tiene que ver con el supuesto pago hecho por la multinacional  Odebrecht a la empresa Impressa Group, para el suministro de afiches para la campaña del jefe de Estado, en su primera aspiración a la Casa de Nariño, en 2010.

Según se conoció, la Fiscalía comenzó a investigar si la compañía brasilera, envuelta en un escándalo de sobornos, le giró 400.000 dólares a una cuenta en Panamá, que pertenecería a la expareja de esposos Félix Otto Rodríguez y María Fernanda Valencia, dueños de Impressa Group, con quien la campaña de Santos contrató los afiches.

El fiscal General, Néstor Humberto Martínez, confirmó que Valencia y Rodríguez deberán declarar ante la Unidad Anticorrupción del ente acusador, para explicar si conocían de las irregularidades que se venían presentando en Colombia, frente al pago de millonarios sobornos por parte de Odebrecht.

“En relación con el destino de los recursos del soborno o por su conocimiento de los hechos que rodearon la adjudicación de la Ruta del Sol Dos, a partir de la fecha se llamará a diligencias a Menzel Amin Avendaño, Marco Gianpaoli Scattolini, Alfonso Pereira del Río, Rafael Nieto Loaiza, María Fernanda Valencia y su esposo Otto Rodríguez”, señaló el fiscal el pasado 6 de marzo al hacer un balance sobre el caso Odebrecht.

En una carta remitida al jefe del ente acusador, Valencia pidió ser escuchada en una declaración juramentada, para aclarar las dudas que empezaron a rondar frente al contrato con el que se buscaba imprimir dos millones de afiches, para la campaña de Santos, en 2010.

Image
La opinión
La Opinión