Escuchar este artículo

Los candidatos presidenciales encabezarían listas al Congreso

Viernes, 28 de Septiembre de 2018
Uno de los pocos aspectos de la iniciativa en los que ha habido consensos y posturas similares.

Aunque ya superó uno de sus primeros debates en el Congreso, la nueva Reforma Política radicada por el Gobierno Nacional y acumulada con otras propuestas, sigue sin convencer al pleno de los partidos.

Uno de los pocos aspectos de la iniciativa en los que ha habido consensos y posturas similares, es en la idea de establecer las listas cerradas para las elecciones a corporaciones  públicas, como el Senado, la Cámara, Asambleas y Concejos.

Al respecto, los delegados de las diferentes colectividades se han mostrado de acuerdo en que esta es la mejor forma de garantizar la transparencia de las campañas y un equilibrio entre las mismas, en materia de gastos.

Le puede interesar ‘Sí’ a límite de tres periodos, pero solo si son consecutivos

“La democracia en Colombia está hoy prostituida por un sistema clientelista aberrante. Esta reforma cierra las listas a la financiación ilegal. Hipócrita será el que no reconozca que en cada elección, desde el líder barrial hasta el más encumbrado senador, hay un sistema clientelar de dádivas”, aseguró el senador del partido de la U, Roy Barreras, ponente de la reforma.

De acuerdo con la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, el proyecto contempla tres opciones para que los partidos puedan ponerse de acuerdo y armar sus listas de la forma más democrática, dándole participación a todos y sin que los más grandes electores se apoderen de los primeros lugares: organizando una consulta previa o una primaria, celebrando una convención interna del partido o utilizando un mecanismo de participación electrónica.

El pero de la propuesta

Si bien, después de mucho tiempo, los partidos al fin parecen estar de acuerdo en que es necesario acabar con las listas abiertas, la propuesta la quieren acompañar con un ingrediente adicional que podría quitarle respaldo a la iniciativa.

Según el senador Barreras, la novedad es que las listas serían encabezadas por los mismos candidatos presidenciales de cada uno de los partidos, para que estos “arrastren” a sus candidatos al Congreso.

En este sentido, los aspirantes que no lleguen a la Casa de Nariño tendrían una curul asegurada en el Senado de la República, como hoy la tiene Gustavo Petro, en nombre de Colombia Humana.

Esto significaría, entonces, que habría que unificar las elecciones presidenciales con las legislativas.

Para la senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia, esta figura, que viene de los regímenes parlamentarios, tiene un problema y es que anula la posibilidad de coaliciones entre partidos para la Presidencia o para las alcaldías. 

“Nadie le va a apuntar a hacer coalición con un partido que tiene el candidato con mayor fuerza y que como consecuencia, tiene todos los senadores porque mataría al minoritario”, consideró.

El senador del Polo Democrático, Alexander López, también manifestó su desacuerdo con el hecho de que las cabezas de lista sean los mismos candidatos presidenciales y agregó que la Reforma Política en Colombia tiene que ser más a fondo, para que haya una financiación real del Estado a las campañas, que no se metan las manos del narcotráfico ni de los contratistas.

El articulado del proyecto empezará a ser votado la próxima semana y allí es donde se conocerá el verdadero alcance de esta nueva propuesta.

Image
La opinión
La Opinión