Escuchar este artículo

‘Mañana no vamos a definir el futuro de Uribe o de Santos’

Viernes, 30 de Septiembre de 2016
Juan Fernando Cristo habló en la última jornada de pedagogía por la paz en Cúcuta.

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, estuvo ayer en Cúcuta en la que fue la última jornada de pedagogía por la paz en la ciudad, antes de las trascendentales elecciones que se disputarán mañana y en las cuales los colombianos tendrán la posibilidad de avalar o rechazar el Acuerdo logrado entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc tras 4 años de negociaciones en La Habana (Cuba). 

En entrevista con La Opinión, Cristo hizo un balance de estas jornadas pedagógicas, dio un parte de tranquilidad en materia de orden público para la jornada electoral de mañana e invitó a los nortesantandereanos a votar sí en las urnas para empezar, por fin, la transformación que el país se merece y que ha venido aplazando por culpa del conflicto. 

¿Cómo le fue al Gobierno en las giras de pedagogía por la paz en el país?

Fue una experiencia muy positiva, no para el Gobierno, sino para Colombia. Lo que vimos durante todo este tiempo fue un país, especialmente en la juventud, debatiendo, informándose, conociendo los contenidos del Acuerdo. El Gobierno pudo haber firmado el Acuerdo, como en ocasiones anteriores, y este hubiera empezado su vigencia sin que la ciudadanía tuviera un conocimiento tan a fondo de su contenido como lo tiene hoy. La pedagogía en las calles, a través de los medios de comunicación, en las universidades, con los gremios, las organizaciones sociales, le ha dado a este proceso una legitimidad muy grande. Independientemente del resultado de mañana, todo lo hecho deja un balance muy positivo para la democracia colombiana.

¿Están todas las condiciones dadas para el plebiscito de mañana?

Estas van a ser las elecciones más tranquilas y seguras en la historia de Colombia. No sabemos de ninguna amenaza, de hechos de violencia contra alguna región, nada. A estas alturas, en el pasado, en el país empezaba a hablarse de los atentados, de los traslados de mesas, de las amenazas a candidatos. Hoy, no tenemos una sola denuncia ante los organismos electorales, no hay alteraciones del orden público en ninguna parte del país. Esto, sin duda, es muy positivo para Colombia, demuestra lo que viene de ahora en adelante para el país, una democracia normal, pues lo que teníamos era una democracia anormal, atravesada por los fusiles y a la cual, lastimosamente, nos habíamos acostumbrado. 

¿Qué significa para usted la aprobación del Acuerdo con las Farc?

Significa que después de tantos ires y venires, vamos a ser testigos, dentro de seis meses, de la desaparición de las Farc como grupo armado y su transformación en partido político sin ejercer la violencia ni hacer uso de las armas. Ese, ni más ni menos, es el objetivo final de todo este proceso, independientemente de todos los debates que se puedan dar en torno a los puntos que fueron sujetos de discusión entre las Farc y el Gobierno. Sin embargo, además de esto, el Acuerdo implica unas trasformaciones muy positivas para el campo colombiano. El Gobierno está convencido de que este Acuerdo, bien aplicado, va a significar, entre otras cosas, que en 10 años tengamos un campo mucho más productivo, más rico, con un campesino viviendo en condiciones dignas, como desde hace mucho tiempo debimos garantizárselo. 

¿Qué decirles a los indecisos, los abstencionistas e, inclusive, a los que quieren votar No, mañana?

Que no desaprovechemos esta oportunidad que la democracia le ha dado a esta generación de colombianos, una posibilidad que no hemos tenido en los últimos 60 años y que es que con la decisión de cada uno se defina el futuro del país. Aquí no se está definiendo el futuro de Álvaro Uribe o Juan Manuel Santos; aquí no se está definiendo el futuro del Centro Democrático o la Unidad Nacional, ni siquiera de la derecha o la izquierda. Aquí estamos definiendo el futuro de la sociedad colombiana, de las próximas generaciones de colombianos. Si podemos vivir en un país distinto al que hemos conocido hasta hoy o seguimos en lo mismo. 

Ministro, ¿qué viene para Colombia si gana el Sí?

Si gana el Sí, como estamos seguros de que así será, el lunes comenzará la presentación al Congreso de la República del más ambicioso y transformador paquete de reformas constitucionales y legales que se haya discutido en Colombia desde la Constitución del 91, para avanzar, en un solo año, en el cumplimiento de todo lo acordado en La Habana.

Y finalmente, ¿qué pasa si mañana en las urnas gana el No?

No creo que eso vaya a suceder, pero si esa fuera la decisión de las mayorías, que el Gobierno respetaría y acataría, simple y sencillamente se acaba el proceso con las Farc, la guerrilla vuelve a sus distintos frentes de batalla, continuará el conflicto armado y tocará esperar, como ha sucedido históricamente en el país, unos 10 años para que vuelvan a darse las condiciones que permitan sentarse otra vez en una mesa de negociación. Sentarse a discutir exactamente los mismos temas que ya se discutieron en los últimos 4 años en La Habana y que están consignados en el Acuerdo Final. Este Acuerdo no cambiaría, lo que sí cambiaría es que tendríamos miles de muertos y desplazados más, y la sensación de que le truncamos a una generación la posibilidad de empezar ya a solucionar los problemas que aquejan a los colombianos y que hemos venido dilatando durante tantos años por culpa de la violencia. 

Image
Jhon Jairo Jácome Ramírez