Escuchar este artículo

‘Se necesita avanzar en la reincorporación económica para evitar más deserciones’

Domingo, 4 de Noviembre de 2018
La Opinión habló con la Delegada de la Misión de la ONU en Colombia. 

La Zona Veredal Transitoria de Normalización que se dispuso en la vereda Caño Indio, en Tibú, para permitir la desmovilización de los integrantes del frente 33 de las Farc generó gran expectativa, no solo por el histórico paso que se daría en favor de la paz, sino porque este recóndito lugar, por fin, tendría el reconocimiento y la presencia del Estado.

Sin embargo, año y medio después y ya convertido en un Espacio Territorial de Reincorporación y Capacitación (ETCR), este lugar poco a poco se queda sin desmovilizados, pues la mayoría prefirió salir en busca de mejores oportunidades y algunos, incluso, optaron por volver a empuñar las armas.

Un informe de la Misión de Verificación de la ONU que fue presentado esta semana, da cuenta de que, de las 316 personas a las que se les adecuó un espacio en el punto de concentración, hoy tan solo permanecen 89.

Esta cifra es el reflejo, en gran medida, de los retrasos que ha sufrido el proceso de implementación del acuerdo de paz de La Habana, y que ha generado desconfianza entre los reinsertados, quienes han tenido, incluso, que apostarle a sus propios proyectos.

Lea también Un 28% de excombatientes de Farc sigue en Caño Indio 

Jessica Faieta, jefa adjunta de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, estuvo esta semana en Caño Indio para conocer de cerca la realidad del lugar y de los excombatientes y en diálogo con La Opinión, contó cuál es la radiografía de la zona hoy. 

Con relación a otros ETCR del país, ¿en qué condiciones está Caño Indio, teniendo en cuenta lo que les prometieron a los desmovilizados?

He visitado casi todos los Espacios Territoriales y por supuesto hay algunos donde la ubicación misma y el apoyo de la comunidad han ayudado para que se adelanten algunas iniciativas y proyectos productivos. En Caño Indio debo decir que es un lugar de difícil acceso, remoto y eso tiene sus implicaciones, porque la calidad de las vías es difícil y en ese sentido, las personas que han hecho sus esfuerzos por tener un proyecto productivo, tienen problemas para la comercialización. El otro tema que hemos visto claramente es que si bien el espacio territorial tiene un sistema generador de energía, el resto de la comunidad no lo tiene. Esos aspectos hacen más difícil que la gente se mantenga en el lugar.

¿Una mala escogencia del sitio pudo incidir en el panorama que se ve hoy allí? 

Los excombatientes, en acuerdo con el Gobierno, fueron los que escogieron los 26 lugares y hemos visto que, en efecto, por lo menos, dos de ellos han cerrado por su difícil acceso. El punto es que también podía haber sido una oportunidad que justamente a estos lugares remotos llegaran las inversiones del Estado. Había expectativas de que llegaran el agua y la luz, pero desafortunadamente eso es lo que no ha pasado.

Según el informe de la Misión, hoy en Caño Indio apenas hay 89 desmovilizados de las Farc. ¿Ustedes también mantienen el seguimiento a esas personas que no están, saben dónde se encuentran y en qué condiciones?

Así es. Nosotros tenemos la verificación tanto de los Espacios Territoriales, como de los asentamientos o nuevos puntos de agrupación. Es evidente que ha habido una dispersión de las Farc y que muchos se han ido a áreas urbanas en busca de opciones de trabajo, pero en general, nosotros hacemos un seguimiento y estamos en contacto con muchos de ellos. También lo hace la Agencia para la Reincorporación y Normalización  (ARN) y comparamos información.

¿Y dónde están esas personas que decidieron salir del Espacio Territorial del Catatumbo, por ejemplo?

Tenemos estimado, por información que hemos corroborado tanto con las Farc, como con la ARN, que hay más o menos unos 50 asentamientos en áreas afuera delos ETCR (a nivel nacional). También hay mucha concentración de excombatientes en las áreas urbanas y en ciudades como Cúcuta, Bogotá, Cali, Medellín y otras.

¿Cuál es la principal razón por la que se van?

Los retrasos en cuanto a los proyectos productivos, alrededor de las cooperativas, han hecho que muchos busquen opciones en otro lado. Algunos han ido a ver a sus familias, han regresado a los lugares de donde eran oriundos y donde creen poder encontrar apoyo de sus familias. Lo importante es asegurarse de que, ya sea a nivel individual o colectivo, haya opciones de reincorporación para ellos. 

¿El hecho de que la gente se vaya de los ETCR es una mala señal para el proceso de implementación?

Los Espacios Territoriales fueron creados para un proceso de transición y para la dejación de armas, pero no necesariamente estaban previstos para que todos vivieran allí para siempre.

¿Tienen indicios, pruebas o información sobre las disidencias de las Farc en el Catatumbo?

Nosotros tenemos la información que tiene todo el mundo. Sabemos que algunos de los excombatientes han tenido acercamientos con respecto a grupos ilegales y de disidencias para dejar el proceso.

¿Saben cuántos de los que estaban en Caño Indio se han unido a esas disidencias?

Estamos en el proceso de verificar conjuntamente quiénes son y cuántos son. 

¿Cuántos incidentes se han presentado con los desmovilizados del frente 33 en materia de amenazas, asesinatos, reclutamientos y demás?

Desde la firma del acuerdo de paz, el número de miembros de las Farc asesinados asciende a 71 en todo del país. En Norte de Santander la Misión tiene registradas siete muertes. De ahí la importancia de avanzar en la reincorporación, para mantener a los excombatientes en su proceso y evitar que sean objeto de reclutamiento de grupos ilegales.

¿Conocen si la frontera con Venezuela se ha usado por parte de esos grupos de disidentes para resguardarse?

No tenemos información directa, más allá de lo que reportan los medios y el propio Gobierno.

¿Los principales excomandantes del frente 33 de las Farc que se desmovilizaron en Caño Indio se mantienen allí, están en el proceso?

Esta semana nos encontramos con Jimmy Guerrero (exjefe del frente 33), participó del Consejo Territorial de Reincorporación y copresidió el encuentro. Esto quiere decir que se mantiene en el proceso.

¿Hasta cuándo estarán vigentes estos ETCR?

Hasta agosto de 2019. Sin embargo, en muchos de estos espacios vemos una tendencia a permanecer, porque hay mucha dinámica de emprendimientos y proyectos productivos y conformación de familias. Ya le corresponderá al Gobierno evaluar la situación.

Image
Lucy Araque