La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

¿Cuándo las redes se convierten en una herramienta para el secuestro?

El incremento de los casos de secuestro, este año, encendió las alarmas de las autoridades que investigan este flagelo.

Ostentar algunos lujos, viajes, propiedades y hasta su vehículo, a través de las redes sociales, sin querer, puede convertirse en un arma de doble filo para que los delincuentes que están al tanto de perfilar a sus potenciales víctimas de secuestro, tengan los insumos necesarios para cumplir con su objetivo.

Por esto, las autoridades insistieron en que, una de las recomendaciones principales es que evite, en su mayoría, publicar este tipo de información.

“Otra recomendación es que las personas eviten hablar de transferencias de dinero frente a extraños, así como de la compra de propiedades. Uno en esta región no sabe a qué oídos puede llegar esa información y esto puede ser un riesgo”, explicó una fuente cercana a las pesquisas de estos hechos.


Lea: Gobierno derroga decreto que criminaliza el porte y consumo de dosis personal


El incremento de los casos de secuestrados registrados en Norte de Santander durante este año, encendió las alarmas de las autoridades, aún teniendo en cuenta que existe un subregistro. En 2023 han ocurrido al menos 54 secuestros denunciados en la región, mientras que en 2022 hubo 46.

Una fuente judicial aseguró que, en el área metropolitana de Cúcuta, por ejemplo, se están acelerando los casos de extorsión por modalidad de falso servicio, que también es tipificada como un secuestro simple, por el tiempo en el que duran las víctimas apartadas de sus familias y de sus labores cotidianas en una zona lejana.

“Las personas son convencidas de ir a un sitio apartado y una vez están fuera del casco urbano, los delincuentes les aseguran que están bajo la custodia de un grupo armado ilegal y ahí empiezan a pedir dinero a sus familias o jefes, mientras están en un territorio apartado, pero esto no siempre es un secuestro y a veces se confunde este delito”, explicó la fuente.

Para las autoridades cada vez es más complejo identificar qué grupo armado ilegal o estructura delincuencial es la autora de estos hechos.

Dependiendo de la zona donde se registre el secuestro, con la injerencia de los grupos ilegales, los investigadores judiciales tienen que desplegar las acciones para ubicar a las víctimas.

“Son muchos grupos. Si supiéramos que es solo uno, iríamos rápido contra él, pero cada vez salen más estructuras. En un caso reciente supimos que no se trataba de un grupo guerrillero, por la zona donde tenían a la víctima. Por eso desplegamos el operativo y logramos el objetivo de rescatar al comerciante secuestrado”, explicó una fuente.


Conozca: Así se dio el rescate de un comerciante secuestrado en Ocaña


 
El dolor

Ana Milena de la Peña, esposa de Fabián Camilo Arias Castilla, le pidió al Eln que deje en libertad a su ser querido, quien está en su poder desde el pasado 2 de octubre. El joven profesional, de 35 años, fue llevado por hombres armados a bordo de una camioneta desde el barrio Primero de Mayo, de Ocaña, y desde entonces nada se sabe de su paradero.

El drama del secuestro también lo viven las familias de Sanín Mena, ganadero, de 87 años, secuestrado en Río de Oro; Yadil Sanguino, exalcalde de San Calixto, y Evangelista Bohórquez, de quien no hay noticias desde hace más de 3 años.

 

En Cúcuta

Secuestro en Cucuta

El secuestro de Jhon Jairo Díaz Rozo, comerciante de carne, raptado el pasado 18 de noviembre, cuando salía de su negocio familiar ubicado en la Nueva Sexta, generó el rechazo del gremio, de amigos y familiares de la víctima.

Además, también encendió una alarma entre los cucuteños, al conocer las imágenes que quedaron grabadas en las cámaras de seguridad del lugar donde se registró el hecho, cuando cuatro hombres que se movilizaban en un carro Renault Logan, negro, obligaron a la víctima a irse con ellos para tomar un rumbo desconocido.


Entérese: El acoso sexual callejero, una forma de violencia contra las mujeres


“Han pasado los días sin tener comunicación con él, no sabemos nada y lógicamente por petición de las autoridades es mejor de esta manera. Hemos hecho actividades para seguir fuertes mentalmente y poderosos en la fe para que Jhon Jairo vuelva. Seguimos tratando de soportar esta zozobra para ‘arropar’ a esta familia, que es la que afronta esto directamente”, aseguró un amigo cercano del comerciante.

En varias cámaras de seguridad, instaladas alrededor del lugar donde se dio el rapto, se puede observar que durante varios minutos el Renault, de placas KHZ-510, estuvo esperando cerca de donde estaba parqueada la camioneta de la víctima, para que cuando llegara se la llevaran.

Cuando el comerciante se acercó a su camioneta, en compañía de una mujer, de inmediato los delincuentes arrancaron y se estacionaron detrás del vehículo. Luego, se bajaron, ocultando sus caras con tapabocas, y obligaron a la víctima a bajarse para llevársela.

Las autoridades consideran que el hecho fue muy bien planeado, pues le hicieron un seguimiento riguroso a la víctima, para esperar el momento indicado y secuestrarla sin despertar sospechas.

 

Un rescate

Capturados por secuestro

El Gaula de la Policía de Norte de Santander rescató, esta semana, a Geovany Álvarez León, quien permaneció siete días secuestrado en zona rural de Ocaña.

A través de la información de fuente humana, el Gaula tuvo los indicios del sector donde estaba su objetivo. Por eso, en conjunto con unidades de la Seccional de Inteligencia (Sipol) prepararon un operativo con el fin de rescatar al comerciante sin arriesgar su vida.

La tarde del martes, un grupo de 19 policías llegó hasta la vereda Sinuga, para rodear el lugar donde les habían dicho que tenían en cautiverio a Geovanny Álvarez.

Los uniformados tuvieron que dejar sus vehículos en un punto de esta zona veredal y caminar durante al menos una hora y 30 minutos, hasta llegar a la finca donde estaba el secuestrado.


Le puede interesar: Secuestraron a un hombre para cobrarle una plata y terminaron capturados


El recorrido se hizo intenso, manteniendo fuertes esquemas de seguridad, pues allí hace presencia el Ejército de Liberación Nacional (Eln) y la disidencia del Frente 33 de las Farc.

Y precisamente, cuando la Policía llegó al lugar, se desató un intercambio de disparos con los secuestradores, que se extendió durante algunos minutos, mientras que los delincuentes intentaron llevarse al comerciante.

Sin embargo, luego de una rigurosa inspección alrededor del lugar, el Gaula rescató a Álvarez León y, además, encontró a los captores escondidos entre la maraña, siendo capturados.

Los hombres fueron identificados como: Miguel Alfonso Castro Amado, Moisés Santiago Guerrero, Dilfrey Ascanio Ortega y Fabián Díaz Díaz.

Las autoridades se incautaron de una pistola, un revólver y munición.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

 

Image
La opinión
La Opinión
Domingo, 10 de Diciembre de 2023
Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día