Escuchar este artículo

Un gramalotero, creador del primer Museo arqueológico, paleontológico de Norte de Santander

Jueves, 25 de Marzo de 2021
La historia tiene un espacio reservado en un rincón de Los Patios. Saddy Molina es el creador de este museo que tantas enseñanzas ha dejado a los nortesantandereanos.

Quizás aún no sepan que es un megaterio, un toxodón o un gliptodonte, pues no son especies propias de esta época ni de estas generaciones, sin embargo, para nuestra historia son piezas fundamentales con las que se demuestra el origen de las especies y las transformaciones que han sufrido con el paso de los años.

Y esta es la razón por la que La Opinión les recuerda nuevamente que en Norte de Santander existe un museo con fósiles reales de especies animales que vivieron en este territorio hace miles de años.

El encargado de conservar esta parte del pasado nortesantandereano, desconocida por muchos, es Saddy Molina, un gramalotero paleontólogo y arqueólogo autodidacta que se ha encargado de escarbar en las entrañas de la vereda Agualinda en Los Patios, buscando especies que habitaron nuestro territorio en otras eras.

En su casa alberga todo tipo de objetos inesperados, desde fósiles de mastodonte hasta el fragmento de un meteorito, hallazgos que reposan en las vitrinas que cuida con recelo, pues no hace falta el amigo del hampa que quiera robárselas para hacer negocio.

A Saddy, los años le han ido pasando factura, ya no ve con la misma calidad ni camina tan erguido como lo hacía en sus años mozos, cuando se inició en el oficio de la arqueología. Pero el brillo de sus ojos y la alegría en su ser siguen intactas, cuando de hablar de su más grande tesoro se trata.

Este Museo Arqueológico Paleontológico de Agualinda- Saddy Molina, como fue bautizado por su creador, y el que ha albergado en la comodidad de su hogar por más de 30 años, fue fundado el 23 de enero de 1975.

En las vitrinas que ha conseguido con gran esfuerzo, y donde exhibe sus hallazgos, reposan fósiles del cretácico (una de las tres partes en las que se divide la era Mesozoica. Abarca desde el final del periodo Jurásico, que comenzó hace unos 145,6 millones de años y finalizó hace unos 65 millones de años) y fósiles del pleistoceno.

Saddy, tiene en los rincones de su casa museo, un tesoro invaluable para la historia natural de la región.

Este hombre, ya con 87 años, siempre quiso hacer en su vereda un parque arqueológico a cielo abierto, donde la gente pudiese hacer un recorrido guiado y conocer de cerca cómo se encuentran los fósiles. Una idea maravillosa que no pudo hacer realidad por falta de recursos.

Hoy, la zona donde Saddy ha encontrado cientos de fósiles se encuentra amenazada por la minería, y la extracción de roca. Se han perdido varios vestigios en las trituradoras, pero es algo con lo que no ha podido luchar.

Por eso, desde su casa, muestra estos tesoros escondidos que se ocultaban bajo la tierra: ammonites, cocodrilos gigantes, peces prehistóricos, entre otros, permanecen en la casa de Molina, prueba fehaciente de que estas tierras estuvieron inundadas por el mar. Estas piezas hoy, son patrimonio histórico del municipio de Los Patios. 

Esta vivienda se ha ido transformando con el paso de los años también, ahora tiene una sala paleontológica y dos arqueológicas, estas últimas conformadas por una colección de cerámica y otra de artefactos líticos.

Pues aparte de las especies, en Agualinda se encontraron abundantes hachas, asadas, cuchillos en piedra, piedra de trabajo, fragmentos de recipientes de cerámica, carbón producto de fogones, una punta de proyectil de lidita, entre otros.

Y es así como el señor Saddy Molina le ha entregado toda su vida a cumplir este sueño desde el empirismo, cuenta, que en el momento en el que llegó a pisar estas tierras por primera vez, se sintió como en casa.

Actualmente, Saddy sigue soñando con tener un salón propio en el que pueda exhibir sus tesoros y no perder el fruto del trabajo de todos estos años, por eso quiere contar con la ayuda de las entidades correspondientes del municipio de Los Patios, para que el museo no desaparezca, una vez termine su gran viaje por este mundo.

Image
La opinión
La Opinión