Escuchar este artículo

Conozca el proyecto que le da protagonismo a los anfibios en Norte de Santander

Aldemar Acevedo Rincón, biólogo y doctor en Ecología , explicó la iniciativa.

Norte de Santander está conformado por una gran variedad de ecosistemas, desde los bosques secos de Cúcuta y Ocaña hasta los bosques andinos de Bochalema y Pamplona. Esos ‘paraísos’ son territorios donde conviven diferentes organismos. La Opinión le explica la importancia de esos ecosistemas en la naturaleza.


Entérese: Aprender sobre la ‘comida chatarra’, un propósito del año escolar

Los bosques altos andinos del departamento están en Silos, Cácota o Chitagá, hasta llegar a las zonas más altas como los páramos del Almorzadero y Santurbán, donde se capta el agua que recorren nuestras montañas y luego de un proceso de limpieza es consumida.

Esos ecosistemas son el hogar de múltiples organismos, entre ellos los anfibios. Un grupo de animales pequeños, de múltiples colores y que adornan las noches con una variedad de cantos que transforman los senderos naturales, las lagunas y bordes de quebradas en paisajes sonoros.

Los anfibios tienen funciones relevantes en los ecosistemas, como el control y regulación de plagas, la transferencia de nutrientes entre los medios acuáticos y terrestres y la integración activa en las redes alimenticias que regulan la estabilidad de los ecosistemas.

Aldemar Acevedo Rincón, biólogo de la Universidad de Pamplona y doctor en Ecología de la Pontificia Universidad Católica de Chile, aseguró que el conocimiento de la diversidad de anfibios en Norte de Santander ha sido subestimada, reportándose menos de 36 especies en 2009.

Investigación.

“Desde hace más de una década se iniciaron una serie de proyectos para conocer la diversidad oculta de anfibios, evaluar su estado de amenaza y proponer estrategias para la conservación de anfibios. Por ello, en el 2010 bajo una iniciativa que lideré obtuvo una beca de investigación por la organización internacional Conservation Leadership Programme quienes apoyan proyectos para la conservación de la biodiversidad a nivel mundial”, añadió Acevedo.

A partir de ese proyecto se han descrito cuatro nuevas especies de anfibios para la ciencia, de estas dos son las únicas salamandras conocidas en el departamento, Bolitoglossa tamaense, en honor al Parque Nacional Natural Tamá y Bolitoglossa leandrae, dedicada a una niña campesina de las zonas bajas del parque.

Con la información que ha recopilado Acevedo se ha evaluado la diversidad de anfibios en múltiples ecosistemas y diagnosticado más de 50 especies, además de la presencia de un hongo patógeno (Batrachochytrium dendrobatidis), el cual se ha sugerido como la principal causa de la disminución global de anfibios.


Entérese: Venezolanos que no han obtenido el PPT podrán acceder a certificado temporal


Este hongo afecta la piel de los anfibios generando una capa que limita el intercambio gaseoso, lo cual lo lleva rápidamente a su muerte. En Norte de Santander esta enfermedad era desconocida, por ello la necesidad de generar programas e investigaciones en conservación y ecología que apunten a abordar el problema de forma eficiente. 

Hoy más de 10 años de investigaciones han permitido aumentar el conocimiento de la diversidad de anfibios a más de 65 especies. Conociendo la riqueza de anfibios desde zonas urbanas, con proyectos que han buscado conocer cuáles anfibios habitan el área metropolitana de Cúcuta, hasta incursionar en zonas remotas de Norte de Santander, como los inhóspitos páramos del Parque Nacional Natural Tamá, encontrando especies únicas para nuestra región como la rana marsupial del Tamá, un animal endémico que solo habita las zonas altas de ese parque.

 

Un proyecto para recopilar información de los anfibios

En el 2022, Conservation Leadership Programme dio como uno de los ganadores para un nuevo financiamiento de investigación al proyecto “Action plan for amphibians in northeastern Colombia: ten years of monitoring and research” liderado por Aldemar Acevedo y un equipo de investigadores de la región conformado por biólogos, comunicadores sociales, educadores y estudiantes de las universidades de Pamplona y Francisco de Paula Santander.

Los objetivos del proyecto son recopilar y actualizar la información de las comunidades de anfibios amenazadas mediante la integración de datos ecológicos y biológicos, con la inclusión de acciones participativas de tres componentes claves: actores locales (campesinos, líderes comunitarios, productores locales); tomadores de decisiones ambientales (corporaciones regionales, parques nacionales naturales) e instituciones educativas (escuelas rurales, universidades).

Con ello, se buscó construir un plan de manejo que sea la ruta para conservar más de 65 especies de anfibios en múltiples ecosistemas de Norte de Santander con tres pilares: integración de rutas educativas para la conservación de anfibios y fauna en Norte de Santander, acciones de conservación con las comunidades locales y el monitoreo e implementación de programas de conservación para la conservación de anfibios en zonas naturales.

La meta del proyecto es que para el 2025 haya un documento guía con acciones claves a nivel de conservación de la biodiversidad, acción participativa con las comunidades locales e incorporación de programas de monitoreo recurrente a las especies de anfibios amenazados.


Conozca: Así nace, crece y viaja la cocaína del Catatumbo

Además de expandir las líneas de investigación en biodiversidad en Norte de Santander, que permitan la exploración de nuevas áreas del conocimiento, formación de estudiantes y fortalecimiento de las instituciones educativas.

Los anfibios suelen ser animales que vemos con recelo, miedo y en algunas ocasiones generan asco, pero la realidad es que constituyen uno de los grupos más diversos de nuestro planeta y de Colombia.

Con una historia que se remonta a más de 350 millones de años, han vivido interactuando en los ecosistemas desde antes que aparecieran los humanos y se han diversificado en una multiplicidad de formas, colores, tamaños y estando presentes en diversos lugares.

Ranas.

Pero, la supervivencia de los anfibios está en riesgo, la tasa de perdida de anfibios se ha incrementado dramáticamente en las últimas tres décadas, por lo cual proyectos como esta iniciativa para la conservación de anfibios son prioritarios para resguardar nuestra riqueza natural.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Lunes, 23 de Enero de 2023

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión