Escuchar este artículo

Asinort hace un llamado a la desobediencia civil

Jueves, 30 de Julio de 2020
No volverán a clases presenciales por el resto del año y piden mayor inversión a nivel de infraestructura y seguridad. 

La Asociación de Institutores de Norte de Santander (Asinort), que agrupa a más de 10.000 maestros en todo el departamento, dio a conocer que ante la insistencia de las autoridades municipales y el Ministerio de Educación para volver a clases presenciales con sistema de alternancia, irán a desobediencia civil.

Directivos de la asociación expresaron a los periodistas en una rueda de prensa que su inconformidad con la directriz, que aún sigue en pie en Cúcuta, se centra en lo expresado días atrás por el gobernador Silvano Serrano cuando  dijo que los colegios a cargo de esta autoridad no volverán a clases presenciales este año.

El presidente de la Asinort, César Tulio García Cáceres, mencionó que la decisión de no acatar la directriz se tomó por unanimidad de los docentes, directivos, Fecode y la asociación de padres de familia, que apoya la iniciativa.

Argumenta que en múltiples reuniones con los involucrados en el tema se llegó a la conclusión de que la educación en la región no está preparada ni cuenta con las herramientas oportunas para asumir plan pilotos o “experimentar” con ciertos colegios o estudiantes, pues se pone en riesgo la vida de la familia, del menor y del docente.

Esta exposición se hizo a nivel nacional ante Fecode y el Magisterio y cada representante de los 34 sindicatos nacionales concordó en lo mismo, por esta razón se tomó dentro del plan de acción la desobediencia civil que se acatará en todo el país.

No hay garantías

García Cáceres da a conocer en su intervención que la pandemia dejó al descubierto aún más el deterioro que se registra en las instituciones educativas, pues gran parte de los establecimientos estudiantiles de la región no cuentan ni siquiera con baterías sanitarias funcionales o el recurso constante de agua potable.

En caso del cumplimiento de los lineamientos dado por el Ministerio de Educación para la implementación de los protocolos de bioseguridad en cada colegio,  puntualiza que no se podría llevar a cabo pues son recursos inalcanzables, ya que no se trata de atender por un solo día a los estudiantes con todas las medidas, sino que es mientras se mantenga la pandemia y si no no hay garantía de ello, no se podrá retornar a los salones de clase.

Lea También: Estudiantes proponen Matrícula Cero en la UFPS

Todas las falencias mencionadas en los establecimientos escolares son evidentes en los diferentes municipios de Norte de Santander, incluyendo Cúcuta, por lo que desde la Asociación piden a la Administración Municipal dar su declaratoria y abandonar por lo que queda de este año el plan de retorno a las aulas, de esta manera se evitaría la angustia y ansiedad en la comunidad educativa frente a un eventual regreso.

Leonardo Sánchez, vicepresidente de Asinort, comentó que actualmente los colegios en la ciudad no cuentan ni siquiera con personal de aseo y mucho menos de vigilancia, por lo que han sido foco de robos y vandalismo.

Señaló que si antes de la pandemia poder desarrollar labores educativas era difícil, sin la infraestructura ni el personal adecuado, será imposible implementar protocolos y evitar que los colegios se conviertan en focos de contagio de coronavirus.

Fallas en el sistema de salud

Otra situación que preocupa a los docentes, es la improvisación frente a la atención de los estudiantes con el método de ‘escuela en casa’, pues dada la falta de virtualidad en muchas zonas del departamento los docentes deben ir hasta las instituciones e incluso hogares de los niños a entregar guías, exponiéndose a un posible contagio por coronavirus; lo mismo sucede con la entrega del Programa de Alimentación Escolar.

Los directivos de Asinort mencionan que el sistema de salud al que poco tienen acceso está funcionando con deficiencia desde mucho antes de la pandemia y ahora, con la crítica situación que atraviesa la red hospitalaria, temen que la complicación de un caso de COVID-19 en su personal les lleve a perder la vida de docentes.

Todas estas razones, motivan a la comunidad educativa del sector público a rechazar rotundamente el regreso a las aulas, además de pedir la pronta intervención del Gobierno Nacional en la educación, pues hacen falta recursos para implementar protocolos de bioseguridad y controles.

Image
La opinión
La Opinión