Escuchar este artículo

Chitagá, fuente de vinos y conservas gracias al durazno

Lunes, 17 de Abril de 2017
Los chitaguenses han aprovechado esta fruta para convertirla en fuente de ingresos.

Además de los cultivos de papa, los chitaguenses tienen plantaciones de duraznos que se han convertido en una de las alternativas económicas del municipio, y para evitar que la fruta se pierda en los campos, las familias campesinas están incursionando en la producción de vinos y conservas.

Este es el caso de los esposos Juan Gabriel Vera Quintero y Martha Rodríguez, quienes en los últimos cinco años se han dedicado a darle otro valor agregado a esta fruta exótica, transformándola en vino, mermeladas, bocadillos y en conservas en almíbar.

Mientras Vera se dedica al cultivo, su esposa se encarga de la empresa. Ella ha participado en varios cursos ofrecidos por el Sena y le hacen seguimiento a través del Fondo Emprender, en donde tendrán la oportunidad de acceder a recursos para adquirir equipos, insumos y trabajar en canales de comercialización.

Sobre el vino, afirmó que el proceso de elaboración es complejo y largo. La fruta es escogida entre las mejores. Se pela y cocina. 

Después se deja entre cuatro y seis meses en fermentación en barriles sellados y puestos en un espacio oscuro. 

Al término de este tiempo se saca y embotella para terminar con el proceso de añejamiento. Cada dos meses están produciendo entre 100 y 200 botellas que las llevan clientes fijos y algunas empresas para entregarlas como obsequio.

También producen frecuentemente mermeladas, bocadillos y envasan en almíbar duraznos seleccionados.

En la actualidad cuentan con código de barras, etiquetas, botellas y tapas, y aspiran a que el Fondo Emprender les ayude con recursos para adquirir la maquinaria necesaria para producir mayoritariamente.

En crecimiento

La producción de duraznos en los últimos 17 años se ha fortalecido, estableciéndose en los terrenos de labranzas que eran utilizados para la siembra de papa negra y amarilla, en especial en la vereda Llano Grande, que fue la zona en donde se cultivaron las primeras plantas de duraznos que se trajeron de Venezuela. 

Esta actividad creciente le ha permitido a la región un mayor desarrollo a través de la generación de empleo y recursos económicos que sostienen a decenas de familias.

Chitagá tiene 182 productores de duraznos establecidos en 16 veredas y poseen 236 hectáreas con las variedades gran jarillo y jarillo. 

En la actualidad la producción es enviada a los mercados de Bogotá, Bucaramanga, Cúcuta, Pamplona y para surtir las plazas minoristas de la región.

Para mejorar la producción y lograr más oportunidades crearon la Asociación de Productores de Duraznos de la Vereda Llano Grande, integrada por 42 socios.

Image
La opinión
La Opinión