Hace 9 años Gramalote se convirtió en un pueblo fantasma

Martes, 17 de Diciembre de 2019
El 17 de diciembre de 2010, a pocos días de Navidad, los habitantes debieron desalojar sus casas por una falla geológica.

Era viernes, se cumplía la segunda misa de aguinaldos y dentro de ocho días llegaba Navidad, pero los 6.233 habitantes que tenía el pueblo con 153 años de existencia para ese año vivirían una aciaga temporada decembrina.

El 17 de diciembre de 2010, por orden de las autoridades, los residentes de Gramalote, Norte de Santander, desalojaron sus viviendas, pues el casco urbano se estaba viniendo abajo por una falla geológica que terminó por destruirlo todo.

“No hay palabras para describir toda esta tragedia. Es muy triste. Nunca imaginé que fuera tan dramático”, dijo, en medio de lágrimas, Juan Enrique Ibarra en una entrevista con La Opinión poco tiempo después, quien salió del municipio con lo que pudo cargar.

(Vista panorámica de Gramalote, antes de su destrucción.)

Muchos de ellos empacaron la noche anterior, sin creer lo que ocurría, al son de las sirenas que daban el primer aviso de evacuación por parte de las autoridades. Se llevaron los que más pudieron, algunos, incluso, con gallinas y otros animales.

Desde el 16 de diciembre se empezaron a agrietar, caer y desaparecer las casas de Santa Anita, Nueva Granada, Casa Teja,  San José. Del cataclismo no se salvaron ni la iglesia ni el hospital.

A medida que transcurrió ese 17 de diciembre, Gramalote se fue convirtiendo en un pueblo fantasma. La evacuación avanzó hasta caer la noche, al tiempo que los movimientos del cerro La Cruz seguían generando asombro, miedo y continuaban en la mirada de las autoridades.

El diario La Opinión reflejó el drama que vivieron los gramalotores en varias ediciones; en una de sus página se cuenta que los desterrados se detuvieron a observar con binoculares la lenta destrucción del pueblo. Cientos de familias del casco urbano vivieron por meses en albergues en Cúcuta y en la zona rural de Gramalote.

En pocos meses el pueblo quedó en ruinas. Seis años después, el 20 de diciembre de 2016, el entonces presidente Juan Manuel Santos entregó las primeras 189 viviendas del nuevo Gramalote, la plaza de mercado y el parque principal del casco urbano. Han pasado tres años desde ese acto y aún faltan 135 casas de las 1.006 concebidas en el proyecto.

El informe financiero del macroproyecto, presentado por el Fondo Adaptación el mes anterior, mostró que se han aprobado 461 mil millones de pesos para todo el macroproyecto, lo que contrasta con lo asignado inicialmente en el año 2011, cuando el Gobierno Nacional dispuso de 87 mil millones de pesos.

Además, se prevé la terminación del Hospital de Gramalote para el 30 de enero de 2020. Mientras que para obras como el polideportivo y las casas de la cultura, adulto mayor y del campesino se destinará un presupuesto de $18.283 millones de pesos.

(Los efectos devastadores de la falla geológica de Gramalote parecen similares a los de un terremoto.)

Image
Web la Opinión
Web La Opinión