Escuchar este artículo

A sus 9 años invita a la paz con rancheras

Lunes, 1 de Abril de 2019
La voz de Meliam Gabriela Zaraza Amaya, habitante de Teorama, retumba en el Catatumbo.

Una voz melodiosa retumba en las montañas del Catatumbo y en cada verso se invita a pasar la página de la guerra. 

La autora de las canciones y del mensaje de paz que hace llegar con rancheras y baladas es Meliam Gabriela Zaraza Amaya, de 9 años. Desde los 4 años empezó a cantar, toca instrumentos de viento y es admirada por jóvenes y adultos en la Casa de la Cultura de Teorama.

Para la pequeña el Catatumbo no es sinónimo de guerra sino de gente buena que trabaja día a día por salir adelante y transformar a la región.

A los indígenas Motilón Barí les canta con orgullo y una estrofa de una de sus canciones dice: “Cerro de los motilones, en el alto Bobalí, donde vivió un pueblo libre, ésta es la raza Barí. Son las selvas sus refugios, aquí se levanta el sol a despertar con sus rayos, las aguas con su calor”.

De su municipio, Teorama, dice cantando que es un “paisaje de Dios, tierra que escucha su voz, donde se dan los piñales al calor de los jornales. Qué rica torta de piña da ese rayo, con el trueno que alumbra la oscuridad”.

La profesora de la pequeña, Adiela Quintero, dice que Zaraza tiene la facilidad de aprender cantando, lo que ha hecho que se destaque a nivel académico. 

“Del colegio llega cantando, así memoriza y analiza. En vez de muñecas prefiere el piano y una guitarra. La primera presentación la hizo en el parque principal y luego la invitaron a Palmarito en San Calixto”, dijo su mamá, Lianid Amaya Montagut.

El papá, Diego Zaraza, dijo que su hija tiene una sensibilidad a exaltar lo bueno del Catatumbo, donde no todo es violencia.

La pequeña Zaraza integra la banda infantil de la Casa de la Cultura de Teorama y dice que quiere convertirse en embajadora del Catatumbo.

“Los niños y jóvenes están llamados a generar el cambio y la transformación del Catatumbo. Hay talento para estimular la convivencia pacífica y el arte es un medio perfecto para generar sentido de pertenencia”.

Image
La opinión
La Opinión