Escuchar este artículo

Tibú y El Tarra: trabajo y proyectos para víctimas

Martes, 8 de Noviembre de 2016
190.000 millones de pesos se han invertido en la reparación integral a las víctimas de Norte de Santander.

Una visita al corregimiento de Filo Gringo y más oportunidades de empleo para las víctimas de la guerra fueron los compromisos del director de la Unidad de Víctimas, Alan Jara, tras su visita a Cúcuta.

Según el funcionario, la oferta institucional para la región contempla la ejecución de proyectos productivos hasta por dos mil millones de pesos, así como proyectos denominados de prevención.

Estos últimos tienen el objetivo de mejorar escenarios deportivos y escuelas, en las zonas de conflicto, por 200 millones de pesos, aproximadamente.

Debido a que el mayor número de víctimas está en las ciudades, Jara afirmó que se buscará generar empleo con alianzas en el ministerio de Trabajo y la Agencia Pública de Empleo, el sector privado, los entes territoriales articulados y Prosperidad Social.

“Se habló con el gobernador para que las iniciativas del gobierno departamental se apoyen desde la Unidad”, declaró, a la vez que pidió a las víctimas participar en las propuestas que se ejecuten en la región.

“Las víctimas no quieren más ayuda asistencialista”, comentó. “Hay que cambiar  esa condición y brindar herramientas para que tengan otra oportunidad de trabajo”.

Al respecto, los alcaldes de Tibú y El Tarra insistieron en la necesidad de que se apoyen los proyectos productivos y se fortalezcan los procesos de reparación colectiva, para reconstruir el tejido social.

El alcalde de Tibú, Jesús Escalante, manifestó que “solo la idea de llegar a Filo Gringo es una ganancia enorme, porque favorece tanto a Tibú como a El Tarra, al ser límite de los municipios”.

También resaltó que  con la propuesta de los $200 millones se podrían mejorar entre 15 y 20 escuelas tibuyanas, “en las que todavía se ven las balas”.

“Eso nos ayudaría mucho para que demos desarrollo y dignidad a la gente”, afirmó. “La voluntad está y esperamos que el apoyo llegue, porque la zona del Catatumbo necesita este tipo de ayudas”.

Aunque aún no se han definido las zonas que se priorizarán, el alcalde comentó que se hará un estudio riguroso para detectar las escuelas que requieran más intervención.

“Tenemos un interés estratégico en mejorar las escuales, en especial porque hay unas en las que, en treinta años, ni siquiera les hemos dado un pupitre”. 

Por su parte, el gobernador William Villamizar destacó que los recursos que se otorgan por reparación individual, con poco más de $20 millones por víctima, también podrían utilizarse en la ejecución de proyectos productivos.

“Por ejemplo, un proyecto de vivienda pudiera tener ese subsidio complementario para dar vivienda gratis a las víctimas”, dijo.

Lo que falta

De acuerdo con el director de la Unidad, luego del diálogo con las autoridades departamentales y las víctimas los principales retos para la región están en dar celeridad a las indemnizaciones.

Sin embargo, resaltó que en los cinco años de atención de la Unidad, en el departamento se han invertido $190 mil millones en Norte de Santander.

De esta cifra, $111 mil millones se han destinado a las indemnizaciones administrativas; $70 mil millones para la ayuda humanitaria, y los recursos restantes para inversiones conjuntas con los municipios en los que se ejecutan proyectos productivos.

Además, se concluyó que hace falta dar prioridad a los ancianos y desplazados, así como a las personas que padecen con enfermedades catastróficas para que reciban pronto sus indemnizaciones.

Image
La opinión
La Opinión