Formulario de búsqueda

-
Domingo, 28 Febrero 2016 - 4:48am

Una oración por el líder de La Gabarra secuestrado hace un mes

 Un acto religioso sirvió para conmemorar sus días de ausencia y reflexionar sobre el inmenso daño que la violencia hace al Catatumbo.

Luis Alfredo Estévez
Elibeth Murcia, esposa de Henry Pérez, suplicó que le devuelvan a su pareja.
/ Foto: Luis Alfredo Estévez

El señor no está con nosotros. Hoy no, y de hecho desde hace un mes no lo está. Henry Pérez, líder campesino y comunal de La Gabarra, que desapareció sin dejar rastro, es ese señor que salió de una finca en la vereda Trocha Ganadera, de este corregimiento, y no regresó al reencuentro con sus hijos Yirly y Wesley Páez, y su esposa Elibeth Murcia.

Elibeth lo añora. Es obvio si, como cuenta, es un buen padre, un buen esposo, “nunca llegó borracho a la casa y siempre fue el mejor ejemplo”, aunque en sus días de múltiples ocupaciones por andar “metido en sus proyectos” le dejaba servido el almuerzo para irse a alguna reunión.

Lo llora una y otra vez, desde el 26 de enero, en un tiempo que, dice, ha sido durísimo. Ni siquiera puede articular una palabra con otra cuando piensa en el vacío que deja su esposo, y solo pide orar, orar mucho hasta que él vuelva.

El viernes oró en la catedral de Cúcuta, rodeada de creyentes y funcionarios de la Defensoría del Pueblo, la Mapp-Oea, la Gobernación, víctimas de desaparición forzada, una gran pancarta que decía: los desaparecidos nos faltan a todos, un obispo que no se resigna a presenciar impávido el dolor y la muerte, y al lado, todo el tiempo, su hija.

Un pañuelo y un afiche con la foto de Henry eran su única posesión. Cada rato lo desdoblaba temblorosa, lo miraba, lo volvía a enrollar, ponía el puño cerrado de su mano derecha sobre sus labios, y seguía llorando, inconsolable.

Mientras un eco decía: “yo confieso…” ellas callaron y abrazadas escuchaban “…por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”, compartiendo el mismo pañuelo.

Señor, ten piedad

Monseñor Ómar Sánchez, obispo de Tibú, se levanta y habla.

“Es impresionante cómo nos hemos hecho daño unos a otros; cómo unos hermanos se van contra otros”. Elibeth escucha, más tranquila y asiente con cada palabra.

“En el Catatumbo muchos advierten el daño que se hace, advierten el mal, pero dejamos que le hagan daño al otro porque no tomamos posiciones éticas”, dice. “Seguimos en el círculo de otros intereses”.

Por eso pide que quienes tengan a Henry demuestren un detalle de humanidad y lo devuelvan, mientras afirma que “el ser humano tiene unas salidas desfiguradas y primarias”.

Al salir de la misa, ratifica cada frase. Dice que ve una inmensa indolencia, no solo entre los grupos armados sino en una sociedad en la cual, si el otro se interpone, se convierte en un obstáculo para agredir, eliminar o volver utilizable.

“Descomponer el código de fraternidad es no sentirnos seguros con nadie, desde la casa, y si no hay sensibilidad por el ser humano, la sociedad de Norte de Santander no sale…”, afirma. “Nos pueden mandar todo el dinero que quieran, las estrategias para generar desarrollo, pero al perder la capacidad de ser responsables del otro, hay un desafío muy grande”.

Para él, utilizar al otro, para ostentar un poder, demostrar la contundencia que se tiene, demostrar que se está en pie y no se es inferior, “es terrible”.

“Sé que en ningún escenario de la guerra, la persona está presente; siempre hay que quitarla del medio, porque la guerra es búsqueda de metas, avanzar, dar signos de poder y resistencia. Uno no puede esperar que haya nobleza en la guerra, pero el mínimo se debe dar”.

Parte del mínimo se daría también con la esperanza, pero considera que el pueblo del Catatumbo la perdió y hoy es solo una sociedad resignada.

“Una de las cosas que me sorprende del Catatumbo es cómo la gente mira a los muertos, los contabiliza, los mira, se pasa horas mirándolos fijamente pero no hace la reflexión de que eso debe dejar de pasar. Es como un fetiche que va dando una capacidad de resignación muy elaborada”, cuenta con una mueca, casi de espanto.

Por ellos pide cada día, como pidió a sus captores que no maltraten a Henry, como si él no perteneciera a la comunidad.

Lo que quedó pendiente

Wesley Páez es el hijo de Henry. Con su pérdida no solo quedaron dudas, sino promesas pendientes.

“Él se graduaba este semestre y Henry le tenía una sorpresa. No me había contado a mí, sino a mi hermana, el sinvergüenza”, relata Elibeth. “Pero yo sé que él vuelve para cumplir”.

Sin embargo, con la desaparición del padre, para el hijo no será tan fácil convertirse en ingeniero civil de la universidad Francisco de Paula Santander, pues justo el trágico día debía matricularse, y en medio de la prisa y la angustia, no alcanzó a pagar la matrícula.

Finalmente lo logró, aunque el pago extemporáneo les costó una diferencia de más de 60 mil pesos y el no poder conseguir inscribir materias pues los códigos están deshabilitados; así que, aunque está activo en la universidad, sigue sin poder estudiar.

Dice que ya pidió ayuda, envió cartas a la institución, y hasta quiere hablar con alguien de la Gobernación para que lo apoyen, porque además de estudiar en el día, trabaja en las tardes para hacer más por su familia y por sí mismo.

Lo mismo quiere Elibeth. Eso, y que retorne Henry, como es la rogativa de todos los líderes de la zona que, vale decir, hoy dudan de seguir representando al pueblo y dándole voz si el costo es tan desconocido como el paradero de Pérez.

Helena Sánchez

helena.sanchez@laopinion.com.co

Periodista regional de La Opinión

Suscríbete y recibe las últimas noticias de La Opinión
loading...
Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Cúcuta
Artículo

Talento juvenil espera ser galardonado

La temática del concurso se enfocó en la simulación de una planta de tratamiento de agua residual.

Cortesía
Judicial
Artículo

Dueño de camioneta quemada es un cambista y está desaparecido

La Policía halló el vehículo en la intersección del Anillo Vial Occidental que conduce a Cormoranes.

La Opinión
Publicidad
Política
Artículo

No aceptan recusación del alcalde a la contralora de Cúcuta

La Procuraduría Regional de Norte de Santander determinó que la petición de Jairo Yáñez era infundada.

Archivo La Opinión
Ocaña
Artículo

Alivios tributarios a contribuyentes del fisco municipal de Ocaña

Se busca facilidades de pago en las obligaciones de los ocañeros.

Cortesía
Publicidad
Cúcuta
Artículo

Cúcuta logró aplanar la curva de contagio de la COVID-19

El 76% de los pacientes infectados se han recuperado satisfactoriamente, según las autoridades.

Cortesía
Judicial
Artículo

Capturan a presunto responsable de crimen de venezolano a piedra

El detenido trabajaba como limpia vidrios en el centro de Cúcuta.

Cortesía
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Entretenimiento
Artículo

Productores, en el aire sin pasarelas

A causa del COVID-19, las tarimas y los desfiles fueron cancelados en todo el país.

Archivo / La Opinión
Fútbol
Artículo

Dimayor se plantea jugar un solo torneo

Hay dos opciones sobre la mesa para reactivar el fútbol profesional en Colombia, en medio de la pandemia.

Archivo
Publicidad
Judicial
Artículo

Detenido presunto asesino de líder comunal de Tibú

Yacid Durán Claro tenía al menos siete años al servicio de Los Pelusos.

Cortesía
Judicial
Artículo

Cae ‘Juanito’, uno de los más buscados de ‘La Línea’

La banda criminal está dedicada a las extorsiones y los secuestros en el barrio El Escobal, de Cúcuta.

Cortesía
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.