Escuchar este artículo

Mujer fue golpeada por su expareja, en el barrio Niza

Miércoles, 12 de Mayo de 2021
El agresor de la mujer se refirió al hecho y entregó su versión a La Opinión.

Angélica María Jáuregui Acevedo, de 38 años, decidió que el silencio no haría parte de su vida y por eso habló de lo que está sufriendo.

La cucuteña es otra víctima de la violencia de pareja y desde el mismo momento en que vio su rostro ensangrentado, por cuenta del hombre que le decía que la amaba, decidió no callar y lo denunció.

La historia

Según relató Angélica, ella se encontraba en la casa de los padres de Henry Steven Bastos, su novio, al que conoció entregándole un domicilio de comidas rápidas, un negocio que emprendió junto con su mamá, tras quedar sin empleo debido a la pandemia.

Tras mantener seis meses de relación, la noche del sábado 8 de mayo, la mujer decidió quedarse en casa de su pareja sentimental, ubicada en la calle 22AN con avenida 18E, del barrio Niza, como tenía por costumbre.

Pero ya a la medianoche, cuando ambos dormían, un mensaje de WhatsApp del hijo menor de Angélica, la despertó y la preocupó, por lo que no dudó en escribirle.

Su novio también se despertó y le preguntó que con quién conversaba y aunque ella le aseguró que era su hijo, la discusión inició.

“Le dije que iba a bajar a mirar mi moto que estaba en frente y de paso a tomar agua. Ahí decidí llamar a mi hijo mayor para saber más sobre qué pasaba y me enteré que el menor tenía dolor de cabeza y cuando le estaba indicando que le diera acetaminofén, mi pareja bajó las escaleras todo enfurecido y me obligó a que me entrara al cuarto. En la casa estaban los padres de él y la hermana menor, no quería que se despertaran”, contó Angélica.

Ya en la habitación, los reclamos siguieron y, además, Henry Steven le exigió revisarle el celular, acción que ella aceptó, pero pasados unos minutos, la mujer también pidió el celular de él y como encontró que buscaba a otras mujeres en Facebook, ahora ella era quien reclamaba, en ese momento los insultos y menosprecios fueron mayores.

“Escuchar cómo me humillaba por lo poco que gano, los insultos que me hacían sentir menos y las groserías en mi contra me hicieron llorar delante de él. Pero llegó un momento en que no aguanté y le dije que me iba, que me entregara mi teléfono y ahí vino lo peor”, contó la mujer.

Image
Angélica María Jáuregui Acevedo, de 38 años

Según ella, el novio la golpeó en la cara y la empujó contra la pared y aunque ella intentó defenderse, un segundo puñetazo lo recibió en su boca.

“Cuando me fui a levantar no era capaz, sentía que me caía, pero de pronto empecé a sangrar por la parte izquierda de mi mejilla y de inmediato le dije que me iba directo a denunciarlo y así lo hice. Pero el cobarde nunca salió cuando llegué con los dos policías del CAI de Niza”, añadió Angélica.

La mujer procedió a ir a la Fiscalía y no la atendieron por no haber captura en flagrancia, entonces recurrió a una clínica, en donde la atendieron y le cocieron dos puntos por encima de la ceja izquierda.

El lunes 10 de mayo, la víctima llegó con un documento y evidencias fotográficas a la Fiscalía, narrando lo ocurrido y denunció formalmente a su pareja sentimental por violencia de género verbal y físicamente.

Jáuregui aseguró que esta es la segunda vez que había sido golpeada por su pareja, luego de recibir un codazo en su busto, en medio de un reclamo por una mujer en la empresa en la que laboraba.

El hombre dio su versión

La Opinión se comunicó con Henry Bastos, de 34 años, y expareja de Angélica Jáuregui y este aseguró que aunque no ha sido notificado sobre algo judicial en su contra, de suceder esto, se defenderá con un abogado, tras precisar que aunque no debió golpearla, las discusiones que sostenía con ella eran fuertes y de manera mutua.

“No debí golpearla. Reaccioné de mala manera al agredirla en una oportunidad. No sé por qué ella dice que fueron dos golpes y que uno fue a la boca, eso es mentira, de haberlo hecho, sus labios estarían lastimados y así no es. La verdad ella es muy agresiva y me llevó al límite de mi control”, dijo Bastos.

Según la versión del hombre, la relación se dañó cuando ella empezó a darle puñetazos en medio de las discusiones que sostenían por celos enfermizos.

“Es la primera vez que me ocurre esto, porque soy un hombre pacífico. Mis padres me pedían que terminara con ella, porque se dieron cuenta de que era muy violenta y no les hice caso. Cuando esa noche ella vio que tenía una sugerencia de amistad de una mujer, reaccionó mal. Se me tiró encima, empezó a decir groserías y me aruñó en un brazo. Cuando se me vino otra vez, ahí fue cuando reaccioné mal y la golpeé”, contó el hombre.

Cifras preocupantes

Las cifras dadas por Medicina Legal sobre los casos de violencia de pareja en Colombia son alarmantes. Solo entre enero y marzo de 2021, en el territorio nacional, 7.115 personas fueron víctimas de sus parejas.

Lo preocupante es que la mayoría de las víctimas fueron mujeres. Según el instituto forense, a 6.139 femeninas las golpearon sus parejas sentimentales, de las cuales 137 eran menores de edad. Sobre los hombres, se registraron 976 casos, cinco de ellos son menores de edad.

Las cifras dan cuenta de que en Norte de Santander, en el mismo periodo analizado, se han presentado 141 personas lesionadas.

Según la estadística oficial, las víctimas en su mayoría son mujeres al registrarse 123 denuncias por este hecho, entre los que hay 18 hombres.

El municipio con mayores casos de esta índole fue Cúcuta, con 71 hechos, entre los que hay 62 mujeres y 9 hombres.

Por su parte, en Ocaña, 14 mujeres fueron violentadas por sus parejas y un hombre víctima de los golpes de su mujer.

Entre tanto, en Pamplona, 14 mujeres, incluida una menor, fueron víctimas, así como también se registraron 4 hombres afectados.

Ábrego, Cucutilla, Chinácota, El Zulia, Herrán, Los Patios, Ragonvalia, Silos, Teorama y Villa del Rosario, fueron los otros municipios donde ocurrieron estos hechos.

Image
La opinión
La Opinión