“William ayudaba a todo el que podía”

Martes, 19 de Enero de 2021
Autoridades judiciales creen que el Eln estaría detrás del asesinato del líder comunal.

Los familiares de William Antonio Rodríguez Martínez están tan asustados que ya decidieron no regresar a la vereda La Punta, donde vivían hace más de 15 años. El asesinato de este líder comunal los llevó a que tomaran esa decisión.

Ayer, mientras permanecían afuera de la morgue del Cementerio Central, donde Medicina Legal ahora hace las necropsias, a la espera de la entrega del cadáver de Rodríguez Martínez, para llevarlo a enterrar en el cementerio de Puerto Santander, uno de los parientes aseguró que la violencia de la zona rural de Cúcuta acabó con la vida de un gran ser humano, que siempre ayudaba a todo el que podía.

“Él cuando podía colaborar lo hacía. No se metía con nadie. William no le ponía cuidado a quién debía ayudar, solo estaba dispuesto a ayudar al que fuera”, manifestó un pariente de la víctima.

En su afán de ayudarle a la comunidad, William Rodríguez decidió ser edil de la zona rural de Cúcuta durante dos periodos seguidos, pero en diciembre de 2019 dejó ese cargo y se dedicó a manejar el acueducto del corregimiento Banco de Arena.

Sus familiares señalaron que él se encargaba hasta de recoger el dinero que debían pagar en cada vivienda y también determinaba cómo serían los turnos del servicio.

El homicidio

Pero, lastimosamente, los violentos no dejaron llegar a William Antonio a sus 42 años, pues los cumplía el 24 de enero y él fue asesinado el pasado sábado, hacia las 6:30 de la tarde.

Se conoció que él y su esposa, ese día en la tarde, estaban visitando a unos amigos, pero como ya comenzaba a caer la noche, decidieron regresar a su casa.

El líder comunal estacionó su moto en el garaje, mientras que su esposa entró corriendo a la vivienda, porque debía ir al baño. Cuando de pronto sonaron más de una docena de disparos.

La mujer creyó que era pólvora y le pidió a su hija que fuera a mirar qué estaba pasando, cuando la niña gritó: “mami, mami, mataron a mi papá”.

En ese instante un frío recorrió el cuerpo de la esposa de Rodríguez, pero ella salió corriendo a ver si era cierto y efectivamente, él estaba tendido en la mitad de la vía, totalmente ensangrentado. La mujer se abalanzó sobre él y lo alzó, poniéndolo en sus piernas, pero ya no había nada que hacer, estaba muerto.

Después de varios minutos de llorar y gritar que la ayudaran, la mujer levantó el cuerpo de su marido y lo llevó a la sala, donde lo tapó con una sábana y espero a que la Policía, que está a tres minutos de ahí, en el casco urbano de Banco de Arena llegara, pero los uniformados nunca arribaron.

Dos horas más tarde, el personal de la funeraria Nuestra Señora del Carmen llegó a ese apartado lugar, que está a una hora y media del casco urbano de Cúcuta y recogió el cadáver, trasladándolo a Medicina Legal, donde le hicieron la inspección técnica.

Algunas versiones aseguraron que dos hombres que estaban escondidos en un caño y que cubrían sus caras con pasamontañas, al ver que William Rodríguez llegó, se le acercaron y luego de agarrarlo de un brazo, le propinaron 12 disparos, para después huir en una motocicleta.

Se conoció que el líder social llevaba 14 años casado y tuvo dos hijos, uno de 12 años y otro de 8.

Hoy, en la vereda La Punta y sus alrededores hay un ambiente de miedo e incertidumbre.

Fueron desplazados

También se conoció que William Antonio Rodríguez y su familia fueron desplazados en julio del año pasado, por la guerra que tienen Los Rastrojos con el Eln. Hasta hace dos semanas ellos permanecieron en casa de un pariente en Puerto Santander, pero ante la situación económica por la que estaban pasando, decidieron retornar a La Punta, donde tenían su casa y lo poco que habían logrado comprar.

Pese a que los familiares les pidieron que no volvieran, el líder comunal tomó la decisión de regresar a la vereda donde vivió durante más de 15 años.

Allegados y familiares aseguraron que jamás conocieron de amenazas o problemas que él hubiese tenido con alguna persona o grupo armado ilegal.

“Si lo amenazaron o le dijeron algo, él jamás nos contó nada. Eso es lo que nos tiene preocupados, porque él no se metía con nadie, antes ayudaba a todo el mundo, sin importar que estuvieran bravos”, indicó un familiar.

Hoy, en la vereda La Punta y sus alrededores hay un ambiente de miedo e incertidumbre, pues desde septiembre de 2019 se está dando una disputa entre el Eln y Los Rastrojos, y ahora habría llegado las Autodefensas Gaitanistas de Colombia a querer dominar ese territorio.

Las autoridades creen que el Eln estaría detrás del asesinato del líder comunal, por eso enviaron a varios de sus hombres a investigar el caso.

Image
La opinión
La Opinión