Escuchar este artículo

Estoy vivo, es como volver a nacer: Egan Bernal 

Sábado, 19 de Febrero de 2022
El ciclista reaparece en las redes sociales, para mostrar cómo su recuperación tras el grave accidente.

El ciclista colombiano Egan Bernal habló con la Revista Semana tras el accidente que casi lo deja cuadripléjico el pasado 24 de enero en vías de Cundinamarca, cuando chocó contra un bus mientras realizaba un entrenamiento en la bicicleta de pruebas contrarreloj.

“Me estrellé contra el bus a 62 kilómetros por hora. El bus estaba quieto. En ese momento imagínese el dolor. Caí y dije: me di muy duro. Fue un golpe en seco. Pensé que no había sido una persona, porque hubiera salido resbalado. Que no había sido una moto o un carro, porque habría salido volando. Pensaba que había sido una mula o un bus”, cuenta Egan en diálogo con Vicky Dávila.

Lea además Prueba de ADN confirma que no hubo cambio de bebés en el HUEM

 

Ese 24 de enero, en horas de la mañana, según su relato, Egan salió a entrenar con su equipo, dos en bicicleta de crono y el resto en bicicletas normal. Salieron de Tocancipá y fueron hasta el peaje El Roble, en donde se devolvieron.

“Unos compañeros pararon y dije: no, no quiero parar por el dolor de piernas para arrancar, qué pereza. Yo arranco mi serie de una vez. Tenía que hacer una serie muy dura, entonces arranqué. La posición de crono es muy agresiva, tienes que ir lo más aerodinámico posible” dice Egan al medio de comunicación.

En esa posición con la cabeza agachada y los brazos bien pegados ocurrió el accidente “yo hice mi serie. Llegando a Gachancipá, antes de unos reductores, miro hacia adelante y no había nada. Había un carro atrás que me estaba escoltando. Sigo haciendo mi serie y me acuerdo de que iba a 58 kilómetros por hora. Eso es como tirando a bajar y hay viento a favor. Iba a 58. Empecé a mirar y marcaba 59, 60, 61, 62 y cuando vi esa velocidad fue que me estrellé contra el bus”.

Tras el accidente, Egan cuenta que recuerda estar tirado en la vía, sin poder respirar y que el mecánico del equipo, quien era el único que lo estaba acompañando se bajó a ayudarlo. 

“Empezó a tranquilizarme, pero yo no podía respirar. Es un momento en el que a uno se le va el aire. No podía respirar y decía: bueno, en cierto punto tendrá que volver la respiración. A uno siempre le pasa, cuando uno se pega se le va el aire y al rato vuelve, pero nada que volvía. Me empecé a desesperar, pero dentro de mí decía que tenía que tranquilizarme, porque si no iba a ser peor. Cuando sentí que me estaba desmayando, volvió el aire y fue cuando alcé la mirada y vi el bus. Dije: me di muy duro”.

Antes de empezar la cirugía, que duró 12 horas, Egan cuenta que a sus familiares y al doctor del equipo les dijeron que él estaba vivo de milagro, pero que la cirugía era muy complicada y que las posibilidades de que el quedara parapléjico eran de un 95 %. Sin embargo, todo salió bien y cuando despertó recuerda que lo estaban llamando y que lo primero que le preguntaron era si podía mover las piernas.

“A mí cuando me preguntan eso, yo dije: creo que la cirugía no fue solamente el fémur, fue como una corazonada. Entonces, claro, empecé a mover las piernas y empezaron como a tocarme: ¿siente esto?, ¿siente lo otro? Y yo dije: juepucha, la cirugía no fue solamente de fémur… Porque, como le digo, cuando entré a la cirugía no tenía ni idea de que me iban a hacer todo esto, que tenía la cervical rota, la T5, la T6 y todas esas cosas de atrás que no entiendo mucho todavía”, agrega el ciclista colombiano.

Le puede interesar Otro doble homicidio en el área metropolitana

 

Ante la posibilidad de que pudo quedar parapléjico, Egan dice que sintió miedo: “El hecho de sentir que estaba esa posibilidad de no volver a caminar me da miedo y me daba miedo el saber que pude haber muerto. O sea, que pude haber entrado al quirófano y tal vez no despertarme más. O cuando me estrellé contra el bus haber quedado ahí.

¿Qué viene ahora?

Egan cuenta que está trabajando muy fuerte y que a pesar de que ha pasado poco tiempo está recuperándose. "Estoy vivo, es como una segunda oportunidad. Es como volver a nacer y ya disfruto cada cosita que me pasa".

“Mire que estoy trabajando muy fuerte, o sea, ha pasado poco tiempo pero incluso en la uci, cuando me ponían cosas para el dolor, yo empezaba a mover las piernas porque ya no me dolía tanto, y yo decía: tengo que moverme porque o sino cuando salga de acá va a ser más difícil la recuperación. Entonces digamos que dentro de todo, incluso dentro de la uci, empecé a moverme, a mover la pierna donde me habían hecho la cirugía, con la otra empecé a trabajar con bandas”.

Por último dice que quiere volver a su mejor versión, “tengo fe, no sé por qué creo que puedo hacerlo y creo que va a ser rápido. Los doctores me regañan cuando les digo que va a ser rápido, pero no sé si rápido va a ser un año, diez años o seis meses, o tres meses”, concluye Bernal.

Image
Colprensa
Colprensa

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda