Formulario de búsqueda

Por: Carlos Corredor Pereira
Sábado, 7 Julio 2018 - 1:00am

Urbanidad y cívica

El saber convivir que nos enseña la urbanidad, se complementa con la cívica que nos enseña la manera como está conformado el Estado.

Hace unos años nombraron a una matrona de rancio abolengo  como ministra de Educación.  Antes de su posesión un periodista le preguntó: ¿qué títulos tiene usted para que la hayan nombrado ministra? Y ella le contestó: he criado 5 hijos. Para muchos de nosotros, esta respuesta era una prueba más de que para el gobierno de turno no importan los méritos y cualidades de sus ministros, sino simplemente pagar con una cuota de puestos los compromisos adquiridos durante las campañas.  

De acuerdo con la contestación de la ministra, las matronas antioqueñas que han criado quince y más hijos ¡tienen toda la experiencia, educación y méritos para ser ministras de educación!  Vino a mi mente este recuerdo oyendo al presidente electo Duque en su discurso al pasar a la segunda vuelta cuando, en un acto que lo engrandece, habló de tomar lo mejor de sus excontrincantes, empezando por las propuestas de Fajardo, y terminó diciendo que si era elegido presidente restauraría las clases de urbanidad y cívica en la escuela.  A la ministra de marras le fue igual que a las demás ministras. 

Pero lo que ella sí dejó claro es que la educación comienza por casa, por la familia, pero que la escuela debe complementar y a veces suplir lo que en la familia no se da.  El ministro a quien se le ocurrió eliminar la urbanidad del currículo escolar, probablemente movido porque en un vertiginoso viaje de uno o dos días a Estados Unidos o a Europa, no la vió dentro de la malla escolar de los sistemas de educación de esos países, nunca supo que urbanidad no es simplemente manejar las gracias sociales, como lo prescribe la Urbanidad de Carreño, sino que urbanidad, del latín, urbis, ciudad, es simplemente reglas para vivir armónicamente en sociedad. 

Es la forma de vivir y convivir como ciudadano, y convivir implica vivir con los otros, aceptando las diferencias y aprendiendo a dirimirlas de forma civilizada sin recurrir, como lo venimos haciendo desde hace décadas, a la violencia, al asesinato, a la desaparición forzada, al desplazamiento.  

La urbanidad se aprende en la misma familia, cuando todos comparten en armonía alegrías y tristezas, vivienda, cocina, comedor y habitaciones, los hijos respetan a los padres y los hermanos se respetan mutuamente.  Eso que se hace en familia, se debe repetir en esa gran familia que engloba a todas las familias de una misma región o nación, que es la sociedad en su conjunto.  

El saber convivir que nos enseña la urbanidad, se complementa con la cívica que nos enseña la manera como está conformado el Estado, cuya finalidad última es asegurar los derechos fundamentales de los ciudadanos que componen la sociedad. Un Estado en donde hay tres poderes en equilibrio para impedir arbitrariedades que conculquen la vida, la libertad y la propiedad de cualquier ciudadano dentro de la ley. Un Estado con un presidente, responsable ante la sociedad por sus actos a través de un Congreso que representa a la ciudadanía y que puede ser castigado por las altas cortes del poder judicial si no cumple con su deber. Y la constitución de cada uno de los tres poderes tanto a nivel nacional, como departamental y municipal.  

Empoderarse de la cívica por los ciudadanos, comenzando por las escuelas, permitirá en el mediano plazo que todos sean concientes de sus derechos, así como de sus deberes. Que ejerzan una vigilancia ciudadana para impedir que quienes deben servir al público no se aprovechen de sus posiciones para servirse a sí mismos, enriqueciéndose a costa de los bienes públicos que son sagrados y tienen destinación clara.  Ojalá el presidente electo, vuelva a las aulas las cátedras de urbanidad y de cívica.

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Publicidad
Región
Artículo

Deslizamientos causan alarma en Gramalote y Chinácota

Los municipios piden soluciones inmediatas. 

Cortesía
Pamplona
Artículo

Comunales de Pamplona se forman para hacer veedurías

Aprenden nuevas disposiciones para defender a sus comunidades. 

Roberto Ospino / La Opinión
Publicidad
Política
Artículo

En Norte, a Duque le evaluarán sus primeros 100 días después de la visita

Gremios y dirigencia hablan de sus expectativas. 
 

Archivo
Judicial
Artículo

Fatal accidente en zona rural de El Tarra

En la vereda Filo el Gringo. 

Cortesía
Publicidad
Cultura
Artículo

Andrágora y la historia del río Yuma

Así se llamó el Magdalena, hoy foco de violencia. 

César Obando / La Opinión
Economía
Artículo

Los ataques al oleoducto no frenarán operaciones

"Vamos a seguir en Norte de Santander, no lo vamos a abandonar", precisó el presidente de Ecopetrol.

René Mora / La Opinión
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Cúcuta
Artículo

Internación de vehículos venezolanos: hay trancón en la revisión de la Sijin

Faltan 42 días para que se cumpla el segundo plazo que otorgó el Ministerio de Transporte. 

César Obando / La Opinión
Cultura
Artículo

Frágil cuenta el drama de una mujer al llegar a la adolescencia

La obra se presenta en la biblioteca pública de Los Patios. 

César Obando / La Opinión
Publicidad
Economía
Artículo

Se la juegan de nuevo por Transversal del Catatumbo

Radicaron carta al presidente Iván Duque.

Cortesía
Judicial
Artículo

Puerto Santander: tres muertes a balazos en 3 días

Los homicidas actuaron con sevicia. 

Cortesía
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.