Escuchar este artículo

Atención a la Bioeconomía

Colombia no tiene una estrategia ni una política, de Bioeconomía.

La sociedad tiene la gran necesidad de combinar la eficiencia económica, las tecnologías de bajo impacto ambiental con las materias primas alternativas, para diversificar y dinamizar la economía en estos momentos de estanflación. Esta necesidad exige una comprensión y gestión eficiente del potencial que tiene Colombia en la biomasa.  


Lea: "Mejor cómprelo como yo"


El concepto actual de la bioeconomía se interpreta como una parte de la economía que cubre una amplia gama de sectores industriales, como la biotecnología, la agricultura, la alimentación, la silvicultura, la energía y los productos químicos. De manera general, es una economía basada en el uso de recursos biológicos renovables, en lugar de productos de origen fósil.  Naciones Unidas, científicos y los líderes políticos están de acuerdo en que la economía basada en recursos biológicos ofrece una respuesta viable a los desafíos inmediatos, como el cambio climático, la escasez de recursos naturales y la seguridad alimentaria. La bioeconomía también está asociada con múltiples impactos socioeconómicos positivos, como el crecimiento verde, la creación de empleo, la regeneración rural etc.

Cabe resaltar que, una adopción cada vez mayor de tecnologías y productos de base biológica no quiere decir que se esté fomentando automáticamente el desarrollo sostenible, es posible tener productos de base biológica de alto impacto ambiental también, pero, usando conceptos de integración sistémica, se podría implementar modelos productivos basados en biofábricas, biorefinerías y productos de bajo o nulo impacto ambiental. Ejemplo de esto pueden ser, los biocolorantes, productos biodegradables, agricultura orgánica libre de químicos, producción agropecuaria eficiente y de bajo impacto ambiental, restauración ecológica y reforestación, industria alimentaria de comida real, bioenergía, saneamiento urbano-rural, biodiverciudades, e infinitos productos más que pueden derivar de las integraciones biológicas que se puedan realizar.  

Colombia no tiene una estrategia ni una política, de Bioeconomía, en 2018 Colombia emitió el documento CONPES 3934, la Política de Crecimiento Verde, que incluye la bioeconomía como uno de los conceptos clave que responden al eje estratégico definido como “nuevas oportunidades económicas derivadas del uso sostenible del capital natural”. Con el objetivo de impulsar el crecimiento económico del país a través de productos y servicios de base biológica derivados del uso de la biodiversidad y la biomasa.  Para una transición real hacia la bioeconomía, se requiere integrar a muchos sectores industriales, por lo tanto, el paso a una Bioeconomía Circular Sostenible no es tan simple como un proceso de ampliación de una tecnología innovadora, superior y sustitutiva que ha surgido en un nicho, es una transición hacia un cambio de paradigma que afecta a toda la economía y abarca procesos de alta complejidad, es el resultado de una coevolución de desarrollos económicos, tecnológicos, institucionales, culturales y ecológicos a diferentes niveles de escala. 

Para lograr las bases de la transición a la bioeconomía, se requiere fortalecer desde el gobierno nacional y el sector privado, la inversión en formación de talento, investigación, innovación y el desarrollo, específicamente en las ciencias biológicas para generar desarrollo económico, beneficio público, nuevos productos que mitiguen y resuelvan la crisis ambiental que se fortalece año tras año.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Viernes, 23 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión