Escuchar este artículo

Un gobierno punitivo

Acabar las EPS que sirven a millones de colombianos con aportes mínimos, para volver a un sistema similar al del Seguro Social es inexplicable.

Para quienes somos bisoños en temas económicos son incomprensibles las propuestas y decisiones del actual Gobierno en varios asuntos. Por ejemplo, ante las necesidades de las clases menos favorecidas y de las regiones más atrasadas, suprimir los ingresos petroleros que han dado a los gobiernos las mayores ganancias en los últimos años para atenderlos, es un contrasentido.


Lea: A la espera de un mejor futuro


Acabar las EPS que sirven a millones de colombianos con aportes mínimos, para volver a un sistema similar al del Seguro Social es inexplicable. Este instituto se agotó porque la financiación estatal para atender a los afiliados no se hizo nunca, y la cobertura de la población era apenas para un millón de habitantes que tuvieran contratos de trabajo.

Quebrar a los fondos pensionales para que Colpensiones asuma una enorme carga de jubilados, a la postre hará que esta entidad colapse como consecuencia de la imposibilidad de financiar en el futuro esas obligaciones.

Terminar la explotación del gas que ha significado un gran beneficio para la mayoría de colombianos e importarlo de Venezuela es francamente perverso. Argumentar que con la desaparición de las industrias petrolera y de gas se va a proteger el medio ambiento es una enorme falacia. El no producir en Colombia estos elementos obligará a importarlos a altos costos seguramente para favorecer a otros gobiernos socialistas. 

Pero, el transporte automotor, la aeronáutica, la generación de energía, la producción de aceros y cementos, (la industria en general) los hogares más pobres, etc. seguirán demandando estos combustibles. Además, la reconvención en otras fuentes de energía es un proceso de largo plazo que apenas está comenzando. 

Unas de las actividades que mayores daños producen al medio ambiente son el cultivo de coca y la producción de alucinógenos, que no se mencionan dentro de las restricciones para proteger los bosques y evitar la contaminación de las aguas. Parecería que se quiere favorecer a los grupos criminales dedicados a estos delitos.

Se acaba de anunciar que se suprime el día sin IVA que se había aprobado por el Congreso para efectuarse el 2 de diciembre. ¿El propósito es golpear a los comerciantes que habían aumentado sus inventarios con ese fin? Es difícil saberlo porque el gobierno frecuentemente da explicaciones imprecisas o engañosas.

Si se hace un repaso así sea un poco superficial de todas estas amenazas y actuaciones, se podría concluir que el deseo principal es castigar a sectores de la sociedad y, desgraciadamente, a todo el país. 

¿Las medidas contra la producción de petróleo y gas son para condenar a los empresarios que han hecho grandes inversiones en exploración y explotación de esos recursos naturales? ¿La inhabilitación de las EPS y las IPS busca arruinar a los que las financian? ¿Acabar con los fondos de pensiones es para vengarse de los inversores? En fin, obligar a los colombianos a cocinar con leña, perder la cobertura de salud, quedar sin pensiones de vejez e invalidez, sufrir la inflación y el desabastecimiento parece que fueran las intenciones de un gobierno demagógico y vengativo.

ramirezperez2000@yahoo.com.mx 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Domingo, 27 de Noviembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión